martes, junio 10, 2014

Justificación

Pregunta obvia (incluso para mí) en este momento es ¿A qué viene todo esto de escribir un blog? Pues la verdad es que mientras tecleo estas palabras aún no tengo una respuesta que sea lo suficientemente clara.
Quizá ahora quiero llenar una especie de cíber-vacío que me ha quedado luego de dar por terminada mi participación en otras instancias de la red en que he estado en los últimos años. Espero que quienes me conocieron en esos otros lares de la web tengan el tiempo para darse una vuelta por aquí y saludar.
No puedo negar que tengo ganas de contar cosas, siendo esta la explicación más simple para el hecho de que nuevamente intente reflotar el proyecto de Ignis Fatuus (ya sería la tercera chance). Hay historias rondando en mi cabeza, algunas nuevas y otras antiguas que han tomado formas inesperadas, que no han sido contadas y, ¿qué es una historia si sólo vive en nuestras mentes, sin ser jamás leída o contada? Pues la respuesta es simple: nada.
También  estoy profundamente interesado en todo lo que ocurre a mi alrededor; en cosas que son importantes para muchos y otras que sólo lo son para mí y otros frikis. Por ello debo advertir que sólo me hago responsable de las opiniones que expreso y no de lo que el cerebro del lector cree que quise decir. Así que por favor, si no están de acuerdo con lo que digo, demuéstrenlo de forma civilizada… o sean elegantes para trolear.

Estoy a punto de terminar esta especie de introducción y sigo sin tener claro qué es lo me impulsa a hacer esto. De todas maneras, creo que importa un carajo, ya que tener algo que decir es una razón en sí mismo para expresarse.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario