jueves, julio 24, 2014

Lo Injustificable





Todo tiene su momento y lugar, por lo que tener perspectiva en nuestra visión da validez a nuestras aseveraciones.

Durante la última semana un crimen sin nombre se está llevando a cabo por parte de una fuerza de ocupación en Medio Oriente sobre población civil. El ESTADO DE ISRAEL (remarcado y subrayado) ha movilizado su fuerza militar (una de las más potentes del mundo) para atacar la Franja de Gaza en busca de castigar a los extremistas del movimiento islámico Hamás, castigo que se ha extendido a toda la población de origen palestino en ese lugar.


Con justicia, hay millones de personas que se han volcado a la calle para protestar en contra de esta barbarie y a la impunidad con la que actúa el ESTADO DE ISRAEL, un país que basa su derecho a existir en un mito religioso. Yahvé le dijo a Abraham que esa tierra sería de sus descendientes per saecula saeculorum y estos descendientes son los hebreos o israelíes… aunque si seguimos en el asunto de las leyendas, los palestinos tendrían como antepasado a Ismael, hijo de Abraham con su esclava egipcia Agar, lo que les hace tan merecedores a esa tierra como los israelíes.
¡Hasta cuando estos cuentos chinos siguen matando gente! Hoy sabemos (gracias a estudios de la misma Universidad de Tel Aviv) que Abraham, Moisés, David y Salomón son históricamente tan reales como Hércules, Odín o Superman.  Es como si alguien leyera el Señor de los Anillos y se le ocurriera fundar el Reino de Gondor en alguno de los rincones de nuestro hermoso planeta solo porque cree que lo que leyó es cierto.
Aducir terrorismo (algo más que manoseado) para justificar lo que el ESTADO DE ISRAEL  es sencillamente pisarse la cola ¿El terrorista solo se tapa la cara con uno de esos mantos árabes o también lleva un uniforme con la Estrella de David? ¿No es exactamente terrorismo lo que israelíes desatan en las calles pobres y subdesarrolladas de Gaza?.


El otro problema es que el principal aliado del ESTADO DE ISRAEL, Estados Unidos, se opone a cualquier castigo real por estos crímenes, esto debido a su estrategia con el Medio Oriente y a razones, nuevamente, religiosas. No es un misterio que uno de los países con más fundamentalistas cristianos en el mundo es Estados Unidos, teniendo una gran incidencia en el gobierno y las medidas que se toman. Ellos, gracias a sus estudios antojadizos del Apocalipsis (el libro profético que, supuestamente, escribió Juan el Evangelista en la isla de Patmos) determinaron que la segunda venida de Cristo no se realizaría mientras los israelíes no volvieran a la Tierra Prometida y no aceptaran a Jesús como el Mesías. La primera cosa ya está lista, pero la segunda dudo que ocurra algún día.
Cosas que pasan cuando los locos peligrosos tienen poder.


Y ahora, para peor de males, por todos lados aparecen apologistas del nazismo y las conspiraciones buscando justificar lo injustificable. De pronto Hitler tenía razón y los Aliados deberían haberle dado más tiempo para que consiguiera el exterminio total de los judíos en Europa. He escuchado frases tan anacrónicas e imbéciles como “Raza maldita”, “Complot Judío” y otras que ni siquiera vale la pena repetir. Incluso por la red anda rondando un video que denuncia el plan para crear un “estado judío” en el sur de Argentina y Chile, un cuento que debe tener a lo menos unos 40 años y que siempre he sospechado fue invento de los nazis refugiados en el sur.
Hay que ser claros en esto: ningún genocidio, actual o del pasado, puede ser justificado por la razón que sea. El exterminio de pueblos originarios en América, las cruzadas contra musulmanes, albigenses o lituanos, el asesinato en masa de armenios en la Primera Guerra mundial, el Holocausto o las matanzas en Ruanda son crímenes que merecen igual condena que el exterminio de palestinos por parte del ESTADO DE ISRAEL.
He recalcado en todo momento ESTADO DE ISRAEL y no judíos porque no son lo mismo, a pesar que la ignorancia de algunos racistas e, incluso, de algunos judíos lo contradiga. El ESTADO DE ISRAEL es una entidad política supuestamente laica (aunque con toda esa mierda de la Tierra Prometida en la cabeza), mientras que los judíos son una religión; no una raza ni un pueblo (algunos de ellos dirán lo contrario, pero la ciencia lo desmiente). Es sencillo, no todos los ciudadanos israelíes son judíos (hay minorías importantes de cristianos y musulmanes) y no todos los judíos en el mundo son ciudadanos israelíes. De hecho, me alegra ver que dentro de la religión judía y en el mismo ESTADO DE ISRAEL hay quienes están en contra de esta matanza criminal.


El Holocausto que sufrieron judíos bajo la tiranía nazi no puede ser justificación para los israelíes en sus actos criminales en contra de los palestinos, lo cual también funciona en el sentido contrario.
Ahora, esos chicos de Hamás no son para blancas palomas, con toda su perorata de Yihad y mierdas demases. Los integristas islámicos sueñan con un mundo donde todos sean musulmanes, donde nadie coma carne de cerdo, en que las mujeres vivan con burka  y, de ser posible, extirparles en clítoris a todas para que sepan que Alá no quiere castiga a las impúdicas que sienten placer. Sencillamente cuando los fanáticos se imponen el mundo se vuelve imbécil.
¿Y quién es más imbécil? ¿Los Israelíes con sillas de playa y cerveza que se sientan en los montes de los alrededores de Gaza a disfrutar de los bombardeos? ¿El neonazi que, so pretexto de defensa de los palestinos, sube contenido antisemita a Internet y no piensa que… los palestinos técnicamente también son semitas? ¿O quizá esa tropa de estúpidos que se auto inmolan con bombas en sus barrigas solo por la promesa de montón de chicas  vírgenes que les harán poner los ojos blancos? La verdad es que no tengo clara la respuesta.
Mientras fanáticos apelan a que Yahvé, Alá o Jesucristo justifican sus actos criminales y otros sacan cuentas geopolíticas mezquinas sobre quién me conviene que gane, gente común y corriente, que podría tener una religión, pero no pretendía imponérsela a nadie, muere sin que ningún dios o político le pueda explicar por qué.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario