miércoles, octubre 22, 2014

Y la Fuerza nos Acompañó: La Mitología de Star Wars



ADVERTENCIA: Esta reseña puede contener spoiler. Si en los últimos 30 años has vivido alejado de la civilización, en otro planeta, te gusta exclusivamente el cine arte alemán o algo parecido y no has visto Star Wars, quedas advertido.

El 25 de mayo de 1977, los asistentes a las salas de cine vieron la típica presentación de Twenty Century Fox con su característica fanfarrea y después apareció una enigmática frase: “Hace mucho tiempo, en una galaxia muy lejana”. A continuación, por la pantalla en negro de desliza un párrafo en el que nos cuentan la historia de una República que se ha vuelto una dictadura, de una terrible arma y una princesa en peligro. Las letras desaparecen en la inmensidad del espacio y vemos ahora la superficie arenosa de un planeta que es sobrevolado por una nave espacial. Luego hay rayos y otra nave ciclópea que parece casi engullir a la primera. Desde ese momento ya nada sería igual


George Lucas con esta producción logró lo que en su momento hicieron Lovecraft y Tolkien, que es crear una mitología propia y original, dando forma a un universo donde las posibilidades de desarrollo de la historia eran infinitas. Cuando una obra se vuelve tan grande como para tomar vida propia y crece independiente de lo que el escritor original creó, entonces se universaliza y comienza  a ser una creación colectiva.


La obra de Lucas recurre a algo tan primordial y sencillo, que sobrepasa por lejos el ámbito de la ciencia ficción. Si bien es considerada como una Space Opera, la historia es principalmente una aventura fantástica, pues si se les sacan las naves, los droides, armas láser y demás artilugios de ciencia ficción, tenemos la aventura clásica, con magia, princesas en peligro y el joven héroe que emprende un viaje que le permitirá ser un hombre al final del camino.


Hay que entender un concepto básico queel estudioso de la mitología Joseph Cambell define como el Viaje del Héroe, una travesía iniciática, ya sea física o alegórica, en que una persona común y corriente – de por si un muchacho – se transforma en un héroe.
El granjero que deja su pueblo para ir en busca de aventuras es recurrente en nuestras leyendas desde la antigüedad: Jasón, el líder de los argonautas era un pastor antes de lanzarse a la búsqueda del vellocino de oro. El príncipe Paris, quien se enamoraría de Helena y causaría la guerra de Troya, también pasó toda su juventud como pastor en el monte Ida. Más reciente está Percival, de los mitos artúricos, quien fue mantenido por su madre alejado de cualquier contacto con los caballeros por miedo a que quisiera seguirlos, cosa que obviamente ocurrió inevitablemente.


Luke Skywalker, nuestro Percival moderno, tiene el mismo problema, mantenido en Tatooine  alejado de lo que ocurre en la galaxia, con tíos que intentan protegerlo. Igual que Percival, es imposible mantenerlo alejado de la realidad, pues esta llega a golpear la puerta de su casa inmisericorde. Entonces comienza el viaje del héroe, o de cómo un niño se vuelve un hombre.


Y como todo héroe, siempre debe haber un mentor que le guíe. Un anciano sabio que muestra al muchacho cuáles son sus debilidades y cómo explotar sus fortalezas. Ese papel es el que recae primero en Obi-Wan Kenobi y luego en Yoda, quienes sacan su modelo del mítico Merlín.


Ahora, hay cosas originales que sólo son parte de la saga, o adaptaciones de fuentes más variadas que nuestros mitos occidentales. En primer lugar, la princesa no es la típica damisela en peligro, sino uno de los líderes de una revuelta en contra de la tiranía que se las puede valer por sí misma. El héroe no se queda con la princesa, sino que el que consigue el corazón de la chica es el sinvergüenza de buen corazón, lo cual es bastante original.


Y, como en toda historia, la valía del héroe se mide por el enemigo al que debe enfrentar. A simple vista este papel lo cumple Darth Vader, que se nos presenta como una especie de Frankenstein fascista del espacio, pero al final es sólo una víctima de su propio dolor. Luego está Palpatine o Darth Sidious, un ser tan maligno que lleva la marca del Lado Oscuro en su propio semblante, pero aún así, no es el principal adversario. Luke debe primero vencer su propia oscuridad para poder salvar a Vader y enfrentar a Sidious. Sólo cuando enfrenta su ira y sus miedos puede considerarse un jedi como tal, completando el viaje del héroe.


Ahora, el concepto de La Fuerza es típicamente oriental, con algunos puntos del taoísmo, pero agregando conceptos morales dualistas de occidente. Las enseñanzas de Lao Tsé nos hablan del Yin y el Yang, las dos fuerzas fundamentales opuestas y complementarias del Universo. Sin embargo, Star Wars toma algo más propio de nuestra visión occidental, pues su yin (lado oscuro) y su yang (luminoso) tienen un valor moral, siendo uno malvado y otro bueno. También el concepto de que esta energía es inherente a los seres vivos, sustentándoles y pudiendo ser usada por estos para hacer cosas extraordinarias tiene mucha consonancia con lo que los orientales llaman Chi, la fuerza vital usada por quienes practican artes marciales, en especial el kung fu.


Y el guerrero ideal de Lucas es el caballero-monje, mezcla de templario, samurái y shaolín.  Los jedi son grandes guerreros que no sacan su poder de la furia, sino de su búsqueda de la paz interior, cosa que nuevamente viene de las filosofías orientales. Los caballeros jedi también se agrupan en una hermandad, como los templarios o los caballeros del Rey Arturo; por lo que no es casual que el Consejo Jedi se reúna en una sala circular.


Ahora, seamos sinceros, todo lo que he nombrado es espectacular, pero lo que nos ganó el corazón fueron los sables de luz. Deben de ser las armas más elegantes alguna vez creadas en el género de ciencia ficción, hermosas de ver y letales en su uso. Semejantes a las katanas japonesas, tanto en su uso como en la importancia que tiene para jedi. No puede haber un guerrero sin una espada que sea una prolongación de sí mismo.


Y tenemos la contraparte, los sith, quienes fueron en su origen jedis que quisieron conocer las ventajas que les podría proveer el Lado Oscuro de La Fuerza. Salvajes, barbáricos, llenos de pasión y odio, ellos no forman una comunidad, sino que siempre sólo hay dos que conviven en una extraña relación de amor y odio. El maestro que encarna el poder y se aprovecha de las habilidades y debilidades de su aprendiz, mientras que este última complota contra su amo al mismo tiempo que intenta agradarle y aprender todos los secretos del Lado Oscuro.


Por otro lado, Star Wars no sólo se alimenta de fuentes mitológicas, leyendas y conceptos filosóficos de oriente, sino también de cosas más modernas. Es sabida la pasión de niño que George Lucas sentía por las aventuras serializadas de Flash Gordon y Buck Rogers, con las cuales comenzó a fantasear acerca de una Space Opera. También, aunque menos evidente, tenemos la novela de Frank Herbert “Dune”, que une ciencia ficción con todo un trasfondo místico.


Al mismo tiempo, la saga de Lucas fue inspiración para otras tantas obras de ciencia ficción. Por sólo nombrar dos que llegaron a televisión en esos años tenemos “Battlestar Galactica” de 1978 y, paradójicamente, la serie “Buck Rogers in the 25th Century” de 1979.


Ahora, para entender el universo de Star Wars puede que los siguientes datos te sirvan:
- Los años en el universo Star Wars se dividen de la misma manera que nosotros, que lo hacemos en Antes de Cristo y después de Cristo. No obstante, Star Wars divide sus Eras en antes y después de la batalla de Yavin, donde fue destruida la primera Estrella de la Muerte.


- La galaxia de la saga es muy parecida a la Vía Láctea, pero no necesariamente es la misma. Ninguno de los autores ha identificado oficialmente la galaxia con la nuestra.


- Por lo mismo, tampoco se ha determinado que sea en el futuro o en el pasado. “Hace mucho tiempo, en una galaxia muy lejana” no necesariamente puede tomarse literalmente, sino que es un recurso del relato, como el clásico “Erase una vez”.
- Si bien siempre fue pensada como una saga, también pudo ser una sola película. Lucas es un artista, pero con mentalidad de hombre de negocio. Si la “La Nueva Esperanza” no hubiera tenido éxito comercial, se hubiera quedado ahí. 


- Puede que encuentres incongruencias entre las películas, series animadas, juegos y comic de Star Wars. Hasta ahora, lo estrictamente canónico es lo que aparece en las dos trilogías de películas, la serie “Clone Wars”, la nueva serie “Star Wars: Rebels” y las películas que se están rodando. El resto no es oficial. 


Ahora ¿Qué se debería ver o leer para entender mejor Star Wars? Pues las dos trilogías es lo básico. La primera fue una revolución tanto en el modo de contar una historia como en los efectos visuales y de sonido. La otra precuela tiene sus altos y bajos, pero igual mostró a los fanáticos todo eso que sólo se habían imaginado. Especial atención se debe poner en “El Imperio Contraataca”, una de las mejores secuelas de la historia del cine, y “La Venganza de los Sith”, que es un drama casi Wagneriano.


En cuanto a comic, donde el universo de Star Wars se ha extendido más y de forma más interesante, hay varias cosas que recomendar. “Imperio Oscuro” y “Fin del Imperio” hasta hace poco fueron las continuaciones del “Regreso del Jedi”, pero con las películas nuevas eso cambiará; no obstante, son excelentes relatos. Ahora, si te gustan las historias alternativas la serie "Infinitiesnos presenta qué hubiera pasado si un detalle de la historia de cada una de las tres películas cambia. Por su lado, el pasado de la República y el inicio de la Orden Jedi se encuentra en “Caballeros de la Vieja República”, mientras que el futuro lejano se dilucida en  “Legacy”, 200 años después de los hechos de las películas.


Juegos hay una infinidad, desde shooter a estrategia. “Star Wars: Rogue Squadron” es un muy buen juego de naves que te permite usar cada uno de los modelos de la Alianza Rebelde. En Estrategia tenemos “Star Wars: Empire at War” donde se puede liderar cada una de las facciones en conflictos y protagonizar grandes batallas espaciales. En lo que es aventura, la serie de juegos “Jedi Knight” y “The Force Unleashed” son excelentes, no sólo por su jugabilidad, sino por su historia y por presentarnos a dos grandes personajes: los jedis Kyle Katarn y Galen Marek Starkiller. Para los fanáticos de juegos shooter esta Bettlefront, mientras que quienes gustamos de los juegos de rol de mesa tenemos varias versiones, siendo la más popular una basada en el sistema de "Calabozos y Dragones 3.5" de la empresa Wizard.


Nota aparte debe tener la banda sonora, compuesta por el afamado John Williams y que le aporta gradiosidad a la saga.


Por último, igual es entretenido darle una mirada a las sátiras animadas de lego y a la parodia de la saga original que hizo la serie de humor "Family Guy".



Por último ¿Qué es lo que fascina a tantos fanáticos de la saga de Lucas? Pues yo creo que se debe a que rescata orígenes de los mitos y le da una mirada moderna. A medio camino entre historia de ciencia ficción, western y cuento de fantasía, Lucas supo jugar con lo mejor de cada uno para crear algo emocionante. Como las mejores aventuras de Errol Flynn, los héroes son gallardos, los sinvergüenzas de buen corazón salvan el día y se quedan con la princesa y los débiles son capaces de doblarle la mano al poderoso tirano. Lucas busca eso, apelar a nuestro inconsciente colectivo y extraer los ideales que inspiran a nuestras mentes a soñar con galaxias muy lejanas que existieron hace mucho tiempo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario