lunes, mayo 25, 2015

Entre el Éxtasis a la Vergüenza: Superhéroes en la Pantalla (Parte X)


Como dije, terminé con la revisión de las películas y series de superhéroes del comic, pero me quedó una gran cantidad de material que no pude incluir porque se alejaban un poco del tema principal y alargarían demasiado los artículos, mientras que otros son rarezas y cosas chistosas que se salían de contexto. Por ello, y para no dejarles sin conocer estas cosas,  decidí hacer este apéndice.

Empecemos por una sátira animada. Casi cuatro años después de aparecer Superman, el caricaturista Paul Terry crea a Mighty Mouse, conocido para los hispanoparlantes como el Súper Ratón. Se trata de un ratón con características antropomorfas que gana súper poderes comiendo alimentos especialmente ricos que consigue en un supermercado, lo cual le permite volar, ser invulnerable y tener súper fuerza. Es obvia parodia, pero el Súper Ratón ganó adeptos por sí solo, siendo muy popular hasta la década de los 80´s en que se hizo la última serie animada que protagonizó.


Pero en México tienen sus propios superhéroes salidos del ring de lucha libre, siendo el más importante de ellos El Santo. Nacido como Rodolfo Guzmán Huerta en 1917, durante la década del treinta comenzó su carrera en la lucha usando distintos nombre, pero en 1942 usó por primera vez el alias con que fue conocido definitivamente: El Santo, también llamado “El Enmascarado de Plata”. Para 1952 se publicarían historietas con luchadores como protagonistas, siendo El Santo el más popular, quien llegó al cine en 1958 y protagonizaría 52 películas, transformándose en un ícono cultural de México. Guzmán se retiró de la lucha en 1982 y falleció en 1984.


Ya para los 60´s, en plena edad de plata de los superhéroes, las series animadas se hicieron eco de este nuevo auge, haciendo algunas intentos por llevar a estos héroes a la pantalla chica, mientras otras fueron sátiras independientes. Una poco recordada ahora es “Batfink” que tomaba elementos de las series de Batman y el Avispón Verde. Batfink es un murciélago humanoide con alas de acero ya que perdió las suyas debido a que creció en una mina de plutonio. Se hace acompañar por un ayudante oriental experto en artes marciales llamado Karate y se enfrenta a enemigos de nombres tan rimbombantes como Hugo A-go-go.


Y en el cine se presenta una de esas raras películas que son una mierda, pero por serlo se ganan nuestro corazón. “Argoman” es un mezcla italiana entre película de James Bond y superhéroe de 1967, exagerada y ridícula. Algo que veríamos nuevamente en los años siguiente y en películas que pretendían ser serias.


Por esa misma época, en el mundo de la animación en que Disney y Warner eran las que se llevaban la mayor parte del mercado, Hanna-Barbera se hizo un espacio produciendo, además de los típicos cartoon humorísticos, series con superhéroes propios. Son varias las que datan de esos años, pero mencionaré solo las más importantes. El primero y más famoso de todos es El Fantasma del Espacio, aparecido 1966, quien era un guardián intergaláctico que luchaba contra las amenazas alienígenas desde su base en el Planeta Fantasma. Tiene como poderes volar, un cinturón que le hace invisible y sus bandas de poder en las muñecas que lanzan una variada gama de rayos. En los 90’s Cartoon Network hizo una parodia de este personaje con el Talk Show “Fantasma del Espacio de Costa a Costa”.


Un año después aparece Birdman, que no es el personaje aludido la película de González Iñárritu de este año, aunque sean prácticamente iguales (sospechosamente iguales). Ambientada a finales de los 60’s, Birdman es un joven que recibe poderes del dios Ra, por lo que son cargados con la luz del sol; ganando alas para volar y la capacidad de lanzar rayos y generar escudos de energía solar. Siempre está acompañado por el águila Vengador y lucha contra una organización terrorista llamada F.E.A.R.. En los noventa también fue satirizado por Cartoon Network en la serie para adultos “Harvey Birdman, Abogado”.


Ya en los setentas, una que es plenamente comedia es “Dinamita, el Perro Maravilla”, que esta vez se concentra en Dinamita, un perro robot que hace las de ayudante de un superhéroe llamado Falcon Azul, muestra su torpeza en la lucha contra el crimen. La serie tuvo un par de crossover con Scooby-Doo.


Un ícono de la cultura americana que fue transformado en superhéroes son los Harlem Globetrotter, un equipo de baloncesto de espectáculo fundado en 1926 y que mezclan en deporte con la comedia. Basados en ellos, en 1979 apareció la serie “The Super Globetrotter” que les da poderes especiales a los miembros del equipo y nos muestra sus alocadas aventuras.


Por último, salido de un spin-off de los Picapiedras tenemos al Capitán Cavernícola, un personaje cubierto de pelos y de hablar tarzanesco que funge como superhéroe. Con varias alusiones Superman y Thor, este simpático personaje se hizo muy querido, participando de varias otras series.


Ahora, yendo a lo más parecido que tenemos a otro planeta; o sea, Japón; hay varias cosas de las que hablar.
Los superhéroes también existen en la cultura geek japonesa, pero siempre han tenido otra tónica, por lo que a veces es difícil hermanarlos con sus contrapartes occidentales. No obstante, muchas de sus series y películas han llegado a nosotros con gran éxito, como es el caso de Ultraman y Super Sentai (que se transformó en Power Rangers). No obstante, como ya he hablado de estas series en otros artículos, me avocaré a otras que aún no he tocado. Una de ellas es “Devilman” (Debiruman) creada por el mangaka Gō Nagai en 1972, que nos cuenta la historia de Akira Fudo, un joven tímido y de buen corazón que ayuda a su mejor amigo Ryo Asuka con una máscara de demonio que el padre de éste encontró en unas ruinas mayas. Ryo dice que Akira es el único que puede usar la máscara porque su buen corazón evitará ser poseído por el demonio, transformándose en Devilman, un superhéroe que lucha contra las fuerzas del infierno.


Del mismo año que la anterior es “Gatchaman” (Kagaku Ninjatai Gatchaman), que en occidente es conocido como “Fuerza G”, “Comando G” o “Comando Águila”. La serie trata sobre cinco jóvenes con trajes inspirados en aves que defienden la tierra de una invasión extraterrestre liderada por el hermafrodita Galactor (Berg Katse en su versión japonesa). Muchos recuerdan esta serie de infancia porque animaba nuestros sábados por la mañana en la TV.


En 1978 Toei firmó un contrato con Marvel para producir una serie de Spiderman en Japón que fuera más ad-hoc con la mentalidad y gustos del país. Así nació una serie de Spiderman que solo sería transmitida en Japón y que se aleja totalmente del original. Takuya Yamashiro es un joven motociclista hijo de un astrónomo, su padre investiga la caída de un ovni pero es asesinado, así que el va al mismo lugar y encuentra a Garia, el último sobreviviente del planeta Spider que le entrega un brazalete que le permite transformarse en Spiderman (con el mismo traje del occidental) y controlar la nave Marveller, que se transforma en un robot llamado Leopardon. Esto para defender la tierra del las fuerzas malignas del Dr. Monster, quien mató al padre de Takuya y destruyó el planeta Spider… Quiero aclarar que todo lo que acabo de escribir es totalmente cierto y no una broma.


Uno que no es protagonista, pero que por ser una parodia descarada merece ser mencionado es Suppaman, uno de los personajes secundarios de la Serie “Dr. Slump”. Se trata de un hombre bajo y cabezón que cuanta con muchas características alusivas a Superman y que se transforma en Suppaman comiendo ciruelas ácidas.


Mucho más moderna es “Zetman” de Masakuza Katsura de 2002. Un chico llamado Jin Kanzaki que tiene una extraña marca en el dorso de la mano siente algo extraño cuando se enfurece. Lo que pasa es que la corporación Amagi hizo experimentos ilegales con personas volviéndolas mutantes llamados players con poderes especiales y monstruosos, por lo que crearon a Jin para que los detuviera, pero uno de los empleados de la compañía lo saca de ahí y le da la vida de un chico normal hasta que sus poderes despiertan. Ahora Jin se ha transformado en Zetman, un superhéroe que lucha contra los players e intenta controlar el monstruo que hay en él.


Supongo que a algunos sorprendió la versión japonesa Spiderman, pero recordemos que se hizo con el permiso de Marvel y pensada para ser vista por el público japonés. Sin embargo, hay algunas que vienen de países donde el copyright es una palabra gringa rara que no significa nada. Veamos algunos casos.
Superman fue un éxito en 1978, por lo que en Turquía no pudieron esperar a que saliera la secuela de 1980 e hicieron la propia un año antes.


El cine hindú es una enorme industria que mueve casi tantos millones como Holliwood, y es conocida por sus recurrentes cuadros musicales. Bolliwood nos trajo en 1988 una joya en que podemos ver a Superman bailando con Spiderwoman; cosa que no tiene lógica alguna, pero importa un carajo porque es la India.


Y una en nuestro idioma. Plagiando una mitad de Superman y la otra de Star Wars, las juntamos y nos da “Supersonic Man”, film español de 1979 no recordado por su buena calidad.


En 1980 los italianos nos entregan otra obra de arte del cine con “Pumaman”, un superhéroe de origen azteca y extrarrestre.


Ahora, también se hicieron cosas bizarras y tontas en América. “Condorman” es una comedia producida por Disney de 1981, que como “Argoman” une el género de superhéroes con el de espías. Una mierda de película que ni siquiera es chistosa.


Pero uno que no fue tan malo es una serie de ese mismo año llamada “The Greatest American Hero”, que cuenta la historia de un profesor de niños problema que queda averiado en la carretera y se le aparece un ovni, cuyos ocupantes le entregan un traje que le dará poderes especiales. El problema es que el profesor pierde las instrucciones de como ocupar el traje, por que deberá aprender cuáles son sus nuevas habilidades de la peor forma posible.


Un recuerdo agradable de los 80’s para algunos debe ser la serie animada “Bionic Six” o “La Familia Biónica”, que trata sobre los miembros de una familia que han sido mejorados cibernéticamente, adquiriendo poderes especiales que usan para luchar unidos contra el mal. Muy en la onda ochentera, con defensa de valores familiares y variedad racial entre los hijos (adoptados varios).


En este mismo tono, pero de los noventa, es “El Capitán Planeta y los Planetarios”, que intenta dar a los niños lecciones de ecología. Gaia, el espíritu de la Tierra, al ver los problema de contaminación, elige a cinco chicos de distintas partes del mundo y les entrega anillos que le dan poder sobre un elemento en especifico (fuego, aire, tierra, viento y corazón… que tiene que ver con los sentimientos o una mierda así). Cuando unen los poderes de sus anillos invocan al Capitán Planeta, un superhéroe con piel plateada y peleo verde que defiende al planeta y te enseña a reciclar.


Disney a finales de los ochenta y principio de los noventa decidió renovar las aventuras de sus personajes clásicos, sacando nuevas series animadas. La primera de estas se llamó “DuckTales”, traducido su título a nuestro idioma como “PatoAventuras”. En ella veíamos las peripecias de Tío Rico McPato (Tío Gilito en España) y sus sobrinos Hugo, Paco y Luis (Juanito, Jorgito y Jaimito en España) en sus viajes por el mundo. Entre la gama de personajes que nos presentan esta Pato Aparato (GizmoDuck en su versión en inglés), que es una especie de Robocop que ayuda a McPato a defender la ciudad de los malos.


En este mismo tono, en 1991 se estrenó “Pato Darkwing”. Drake Mallard es un tipo común y corriente que tiene una hija adoptiva llamada Gosalyn. Lo que nadie sabe que él tiene una doble vida como el superhéroe Darkwing, que mezcla características de La Sombra, el Sandman original, el Avispón Verde y Batman, contando como compañero para en su cruzada al piloto Joe McQuack, quien ya había aparecido en “DuckTales”.


De 1993 es la comedia “Meteor Man”, escrita, dirigida y protagonizada por Robert Twonsand. La historia es sencilla, un profesor de modales finos que vive en Washington DC sufre junto con sus vecinos el acoso de una pandilla. Una noche el profesor es alcanzado por un meteoro que cae a la tierra y le da poderes similares a los de Superman, con los que enfrenta a la pandilla y defiende a sus vecinos. No es recordada por ser muy chistosa, pero se destaca por los cameos de destacados actores de color y bandas de rap.


Ahora, si hablamos de parodias, una de las que tuvo más éxito fue “The Tick”, también conocido como “La Garrapata”. Se trata de un superhéroe musculoso embutido en un traje azul con antenas que recorre los tejados de la ciudad para luchar contra el crimen acompañado de su ayudante Arthur, quien usa un traje inspirado en una polilla. Irreverente y absurda, The Tick tuvo una serie animada en 1994 y otra live-action en 2003.


Otra serie animada es “Fenomenoide” de 1995, producida por Warner y Steven Spielberg. Después del éxito de series como “Tiny Toons” y “Animaniacs”, apareció esta sátira de superhéroes que principalmente trata sobre Dexter Douglas, un chico aficionado a las computadores que recibe un nuevo chip llamado Pinnacle. El chip, al ingresar un código al azar y apretar delate, hace que Dexter sea absorbido por su computador y le da súper poderes, transformándose en el desquiciado Fenomenoide. La serie usó un humor ridículo que no tuvo el mismo recibimiento por parte del público que el de sus predecesoras.


Una de las rarezas del cine de superhéroes y de la solo se ha conocido más luego de casi 20 años es “Superman Lives”, la adaptación que quiso hacer Tim Burton del Hombre de Acero luego de dejar el proyecto de Batman. Hoy tenemos varios datos acerca de la producción, como que en un principio fue llamada “Superman Reborn” y que era la quinta parte de la saga original, pero cuando entró Tim Burton al proceso, se pensó como un proyecto independiente enfocado en la historia de “La Muerte de Superman”, el famoso comic de los 90's. Además, para el rol protagónico se eligió al actor Nicolas Cage, contando hoy con fotos de su ridícula caracterización. No sabemos que hubiera sido de esta película, pero podemos ver un documental de este año que nos cuenta detalles de la producción llamado “The Death of Superman lives. What Happened?”.


Para el 2000 de España nos llega otra joya del cine de mierda. “Faust Love of the Damned” es un comic de 1987 escrito por David Quinn y dibujado por Tim Vigil, inspirado en Spawn y por la leyenda del doctor Fausto, con mucha sangre y escenas sexualmente explicitas. Esto lo tomó la productora española Filmax’s Fantastic Factory e hizo una adaptación de presupuesto moderado que resultó un verdadero bodrio lleno de escenas de acción mal hechas, un diseño de personaje horrible, cursilerías y malas actuaciones.


Como Disney en su momento, también Warner buscaba actualizar a sus personajes clásicos, por lo que en 2005 vimos en nuestras pantallas la extraña serie “Loonatics”. Se nos plantea que en el año 2772 un asteroide cae en la ciudad de Acmetropolis, dando súper poderes a los descendientes de los personajes de Warner como Bugs Bunny o el pato Lucas. Si bien era una propuesta interesante y contó con el presupuesto necesario para hacer algo de calidad, al final la serie no pasó de la segunda temporada y sin esperanza de volver.


Últimamente también se ha establecido un formato de películas de humor que repiten una y otra vezla fórmula, consistiendo en tomar diferentes aspectos de películas de un género especifico y parodiarlas. Un ejemplo perfecto de esto es la serie Scary Movie que recoge cosas de distintas películas de terror, reuniéndolas en una sátira. En cuanto a lo que estamos tratando, también hay una de superhéroes llamada “Superhero Movie” de 2008, que principalmente toma la historia de Spiderman y se burla de ella agregándole algunas alusiones a otras películas de superhéroes. La verdad es que es un film aburrido en extremo y lo único que puedo destacar es la participación de Leslie Nielsen, quien siempre fue gracioso.


Otra proyecto trunco que es interesante es el de una serie que tendría como protagonista a la Mujer Maravilla y que estaba planificada para 2011 o 2012, pensando en llamar la atención del público que se había quedado huérfano después del final de “Smallville”. Nunca sabremos cómo pudo ser, pues los ejecutivos desecharon el proyecto, pero imaginémoslo con estas imágenes del piloto.


Algo que me hizo mucha gracia cuando lo vi, y más aún cuando me topé con videos y artículos reseñándolo como real, es el siguiente videíto:


Debo reconocer que el montaje es bastante bueno como para hacer caer a más de alguno, pero hay que aclarar que nunca hubo una película de los Avengers en 1978. Las imágenes fueron tomadas principalmente de la serie de Hulk del 78 y sus películas de finales de los 80 y principio de los noventa (de estas últimas sacan a Thor), de la película para televisión del Capitán América en el 79, de un film de ciencia ficción que pasó sin pena de gloria llamado “Exo-Man” del 77 (el supuesto Iron Man), de la película para televisión “Kiss contra el Fantasma del Parque” de 1978 (por eso aparece Gene Simmons como el Destructor), de la serie M*A*S*H* de 1972 que hablaba sobre médicos militares en la Guerra de Corea (el supuesto Ojo de Halcón), de la serie “Hechizada” (poniendo al tío Arthur como Loki) y muchas otras que no he podido reconocer. Esto es falso, y cuando lean un reseña de alguien que la toma como real, tengan claro que no tiene idea de qué está hablando. También hay un tráiler falso de los Avenger de 1952, siendo este parte de una serie de interesantes montajes que muestran cómo serían películas modernas si hubieran salido en esa época, como es el caso de “El Imperio Contraataca” de Star Wars, “Los Cazafantasmas” y otras películas.


Con esto llegó al final de mi revisión de los superhéroes en el cine y la televisión. Aunque estoy más que seguro que algo más se pudo incluir, pero por ahora es suficiente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario