martes, mayo 12, 2015

Entre el Éxtasis y la Vergüenza: Superhéroes en la Pantalla (Parte 3)


Soy olvidadizo por naturaleza y con la edad las cosas no mejoran. Por ello, dejé sin mencionar a un importante personaje del comic de superhéroes y que tuvo varias versiones en la pantalla a lo largo de los 80’s y principio de los 90’s. La Cosa del Pantano, creado por el escritor Len Wein, se trata de un hibrido entre humano y planta (luego Alan Moore lo transformaría en una planta con complejo de humano) que se enfrenta a diferentes amenazas sobrenaturales. Debido a su éxito, este personaje fue llevado a la gran pantalla por el director Wes Craven en 1982, teniendo luego una secuela en 1989. La de Craven es una buena película, que rescata en su mayoría el espíritu de la obra de Len Wein; no obstante, le secuela vuelve a la tonta idea de que hay que meter humor a la fuerza en las películas de comic. También se hizo una serie en 1990 que recupera la ambientación lograda por Craven y otra animada que estaba dirigida público infantil.



Hecha la salvedad, volvamos lo que nos dejó la primera película de Batman, que propicia un nuevo interés por parte del público en general y de los ejecutivos de Hollywood, quienes nuevamente ven en los superhéroes una mina de oro poco explotada. Por ello, era lógico que Batman tuviera una segunda entrega. “Batman Return” aparece en 1992, contando nuevamente con la dirección de Tim Burton y la actuación de Michael Keaton, a los que se suma Michelle Pfeiffer en el papel de Catwoman y Danny DeVito como el Pingüino. Este film es mucho más oscuro que el anterior, aumentando aún más la atmósfera opresiva de Ciudad Gótica y el débil equilibrio mental de cada uno de los personajes. Según mi opinión, es una de las mejores segundas partes que se ha hecho, pero está demasiado adelantada a su época. Definitivamente deja de ser una película familiar, lo cual afecta a la venta de merchandicing (McDonald tuvo que retirar las cajitas felices de Batman por reclamo de los padres) y muchos se quejaron de su excesiva violencia y algunos contenidos demasiado sexuales (el traje demasiado ajustado de Catwoman).


Pero un producto paralelo nació a partir de las películas de Burton y tendría una vida mucho más larga. Se trata de la “Batman: La Serie Animada”. Producida por Bruce Timm e inspirada estéticamente en la serie de Superman creada por Fleisher en los 40’s, contó con historias inteligentes y maduras, alejadas de la concepción de producto infantil con humor tonto. También se puede destacar las actuaciones de voz, en especial a Kevin Conroy como Batman y a Mark Hamill, quien encarnó al Joker. Además, fue el germen de muchas producciones animadas de DC.


Debido a las protestas y a las bajas ventas, Tim Burton es sacado de la dirección de la tercera película de Batman, dejándolo en la producción. La nueva película se llamó “Batman Forever”, fue estrenada en 1995 y contó con la dirección de Joel Schumacher y las actuaciones de Val Kilmer como Bruce Weyne, Chris O'Donnell como Robin, Tommy Lee Jones como Dos Caras, Jim Carrey como El Acertijo y Nicole Kidman en el papel de la psiquiatra Chase Meridian. Se trata de film de transición entre lo hecho por Burton y la nueva visión de Schumacher, pues mantiene hasta cierto punto el ambiente oscuro de las primeras películas, pero le agrega luces de neón con colores chillones. También se ve esto en el enfoque de los personajes, porque Bruce Wayne sigue siendo alguien atormentado por el crimen de sus padres y la doble vida que lleva, pero los otros personajes llegan a ser pueriles en su interpretación. Robin es un mocoso insufrible obsesionado con la venganza que no parece sentir pena real por la muerte de sus padres; Dos Caras es simplemente un sicótico violento y no una mente criminal con problemas de doble personalidad,  mientras El Acertijo es la suma de todas las gesticulaciones exageradas que puede hacer Jim Carrey. No fue catalogada como una mala película, pero obviamente que muy por debajo que sus antecesoras.


Pero así como el Hombre de Acero tiene a Superman IV, el Caballero Oscuro tiene a “Batman y Robin”. Salida en 1997, esta película se desembaraza completamente de la visión de Burton y es exclusivamente responsabilidad de Schumacher. Hubo otro cambio en el protagonista, recayendo el papel ahora en George Clooney; se mantuvo a O’Donnell en el papel de Robin y sumaron a Alicia Silversone como Batgirl, Arnold Schwarzenegger como Mr. Freeze, a Uma Thurman como Hiedra Venenosa y a un sujeto que se supone que es Bane, pero sólo se comporta como un imbécil que gruñe repite todo lo que le dicen. El gran error de Schumacher al realizar este film fue pensar que lo que los fanáticos deseaban era ver una versión moderna de la serie de los 60’s, con gags tontos, diálogos que ofenden al intelecto y actuaciones acartonadas. Contrario a su intensión, Schumacher produjo molestia y vergüenza en los fanáticos, y de paso mandó al olvido la franquicia hasta que Christopher Nolan la retomó años después.


Mientras Batman ascendía para caer estrepitosamente, otras cosas estaban pasando. Nuevamente Marvel se veía en desventaja debido al éxito de uno de sus personajes de la competencia en el cine, por lo que buscaron recuperar terreno de la misma manera que cuando tuvieron que enfrentar el éxito de Superman: con una película del Capitán América. En 1990 se estrenó “Capitán América” que cuenta la historia del héroe con leves cambios, pero que sufrió por la falta de presupuesto y la mala actuación. Un nuevo fracaso para Marvel.


A veces ocurren cosas muy extrañas en el mundo del comic, en especial en el independiente que tiene mayor libertad creativa. Por ello, la idea de cuatro tortugas mutantes ninjas con nombres de pintores del renacimiento y un sensei rata suena ridícula por donde se la mire. No obstante, fue un verdadero éxito a finales de los 80’s y principio de los 90’s. Si bien el comic original era mucho más violento, una serie animada de 1987 se concentró principalmente en la comedia, lo cual fue tomado por una película live action de 1990 y sus dos secuelas. Las Tortugas Ninjas Adolescentes Mutantes fueron un éxito mundial que se ha mantenido hasta el día de hoy.


A raíz de Batman, muchas otras películas salieron buscando repetir la fórmula, y una de ellas es “Darkman” de 1990. El director Sam Raimi (que en años posteriores traería a Spiderman al cine) en esa época buscaba llevar a un viejo héroe de los 30’s, La Sombra, al cine, pero no pudo conseguir los derechos. Por ello, crea su propio superhéroe para una película llamado “Darkman”. El doctor Peyton Westlake investiga la manufactura de piel artificial, pero hasta ahora sólo consigue un polímero que se desintegra a los 99 minutos. El problema es que Westlake entra en conflictos con unos mafiosos que lo atacan en su laboratorio, le dan una golpiza y desfiguran su cara con químicos, dejándole ahí para que muera en la explosión del lugar. No obstante Westlake sobrevive y volverá para vengarse. Una buena película con un par de secuelas para televisión en las que se pierde mucho del encanto de la original.


Otra interesante es “The Rocketeer” de 1991, basada en el comic homónimo de 1982. En los 30’s un joven piloto de acrobacias llamado Cliff Secord se encuentra por accidente con un arma secreta del gobierno Americano que consiste en una mochila propulsora que le permite convertirse en un cohete humano. Con este artilugio se transforma en Rocketeer, un héroe que enfrentará a la mafia y los nazis.


Pero después de muchos años de bailar con la fea, Marvel por fin consigue anotarse puntos a favor. En 1992 aparece la serie animada de los X-Men, que recrea las mejores historias de los comic y da inicio a varias series animadas basadas en los superhéroes de Marvel y de muy buena calidad. En 1994 aparecieron Iron Man, Los Cuatro Fantásticos y Spiderman, mientras que en 1996 Hulk. Todas recordadas por su buena manufactura y calidad en sus historias.


Sin embargo, el que siempre se ha mantenido en pantalla de una u otra forma es el primer superhéroe. En 1993 se estrenó “Lois y Clark: Las Nuevas Aventuras de Superman” con Dean Cain en el papel de Clark Kent y Teri Hatcher como Lois Lane (sin duda la más sexy de todas las actrices que han interpretado el personaje). Esta serie se concentra más en la relación entre Clark y Lois, sin darse muchas vueltas en el origen de Superman. Un detalle importante de notar es que el Clark Kent de Dean Cain sale del estereotipo del sujeto tímido y extremadamente torpe que aparece en las películas de los 80’s, sino se trata de un tipo común y corriente que intenta pasar desapercibido entre la multitud.


En 1989 se publicó un comic independiente que llamó de inmediato la atención del público por su calidad. Se trata de “The Crow” de James O’Barr, el cual sería llevado a la pantalla grande en 1994. La historia trata sobre un músico de rock y su novia que son asesinados brutalmente en vísperas de Halloween por una banda de ampones. Debido al dolor que sufre, el músico es revivido tiempo después por el cuervo que lleva las almas en pena al Otro Lado, quien también le entrega poderes especiales para que pueda saldar las cuentas pendientes. Una muy buena película y transformada en de culto debido al fallecimiento de Brandon Lee (hijo de la leyenda Bruce Lee) durante el rodaje.


También nacido en el comic independiente a principios de los 80’s tenemos a La Máscara. En 1994 se adapta al cine este personaje, siendo llevado en la pantalla por el comediante Jim Carrey en el papel de Stanley Ipkiss, un tímido empleado bancario que al colocarse una máscara que representa al dios nórdico Loki gana súper poderes, comportándose como un personaje de las tiras cómicas de Tex Every. La película fue un éxito, contando con una serie animada que le siguió y una secuela olvidable. No obstante, para los que conocieron el comic original, el personaje que vieron en pantalla no tenía nada que ver con lo que habían leído, ya que Ipkiss en el comic es un neurótico con novia; la máscara no es nórdica, sino amazónica; Ipkiss se transforma en un asesino sádico y cruel cuando se pone la máscara y el tono al final de la historia es mucho más dramático y oscuro.


Como dije antes, Sam Raimi buscó durante mucho tiempo hacer una película basada en La Sombra, cosa que sólo ocurrió en 1994 y con otro director. “La Sombra” de Rusell Mulcahy adapta la historia de este héroe nacido para la radio en 1930, mostrándonos a Lamont Cranston como un playboy que estuvo desaparecido varios años en oriente después de la Primera Guerra Mundial. Ahí se transforma en un señor del crimen quien es secuestrado por unos monjes para que pague sus culpas y aprenda a dominar su lado oscuro. Años después vuelve a Nueva York con la identidad alternativa de La Sombra, un oscuro luchador contra el crimen que hiela la sangre de los malhechores con su risa metálica. Una película visualmente muy depurada, pero con una historia que se va desinflando a medida que avanza.


Lo conseguido por Marvel en las series animadas no fue homologable al cine. En 1994 se estrenó “Los Cuatro Fantásticos” del director Roger Corman. Se trata de una película de muy bajo presupuesto, la cual debe ser el producto más bajo hecho en base a alguno de los personajes de Marvel. Una película hecha por fanáticos, gravada con una cámara casera y con disfraces hechos por sus madres es mejor que esta. Tuvo una distribución extremadamente limitada en el video y por ello se volvió una película de culto.


Ese mismo año se hace una nueva serie animada del Fantasma que Camina, titulada “The Phantom 2040”. En un distópico 2040, el 24° Fantasma se enfrenta a la Corporación Máxima que intenta acabar con los recursos naturales del planeta. A pesar de los dibujos muy estilizados y una historia interesante, esta serie apenas tuvo 33 episodios.


Derivada de “Batman: La Serie Animada” en 1996 aparecería “Superman: La Serie Animada”, la cual daría partida a varios crossover entre los dos héroes, que a pesar de ser común el verlos juntos e, incluso, enfrentados en los comic, hasta entonces sólo habían compartido pantalla en la serie de los “Súper Amigos”.


En la búsqueda constante de superhéroes para llevar a la gran pantalla de los 90´s, la vista se volvió de nuevo hacía el Fantasma que Camina. En 1996 llegó a los cines “The Phantom” que estaba ambientada en los años 30 y mostraba la lucha del Fantasma contra enemigos que quieren acceder a un misterioso poder guardado en la jungla que él protege. La película es una buena adaptación, pero no tuvo buena recepción por parte del público.


También de 1996 es “Generation X”, film para televisión hecho por la cadena Fox que trataba acerca de un grupo de nuevos estudiante en la Escuela de Charles Xavier para mutantes. Es una especie de comedia para preadolescentes que no incluye a casi ninguno de los personajes principales de X-Men y que, para variar, intentaba ser el principio de una serie, pero la mala recepción del público sólo la dejó como un mal recuerdo.


Tod McFarlane es uno de los más influyentes, originales y talentosos artistas del comic en los últimos años. Trabajó en las dos editoriales grandes pero a principio de los noventas se unió junto a otros autores y dibujantes y crearon el sello Image. En esta nueva editorial ideó la historia de Al Simmons, un agente del gobierno americano que muere en una misión y que, debido a su proceder, va a parar al infierno, donde el demonio Malebolgia le ofrece volverlo a la vida para que lidere las fuerzas del infierno en el Armagedón. Así nace Spawn, un superhéroe con poderes infernales que se rebela contra sus amos y protege a los débiles tanto de humanos inescrupulosos como de demonios sanguinarios. Este comic tuvo dos adaptaciones en 1997: la primera una serie animada de muy buena calidad, transmitida por HBO y que específicamente era dirigida a público adulto; la otra es una película que intenta abarcar demasiado en su argumento y cuyas actuaciones son algo exageradas.


En 1992 los editores de Superman deciden dar un golpe efectista y matar al superhéroe insignia de DC. La venta del comic de la muerte de Superman fue una de las mayores en varios años y produjo el nacimiento de varios héroes que trataron de ocupar el puesto dejado por el Hombre de Acero (quien volvería a la vida meses después); uno de estos héroes es Steel. El doctor John Henrry Irons crea una armadura de metal e intenta suplir a Superman luego de su muerte. Este superhéroe es llevado al cine por el director Kenneth Johnson e interpretado por la leyenda del baloncesto Shaquille O’Neal. La película se aleja casi completamente del personaje del comic, haciendo una adaptación poco afortunada y mostrándonos una armadura bastante fea.


1997 fue un año bastante movido y no muy bueno para DC, al mismo tiempo que salía “Batman y Robin” en televisión se presentó un intento fallido de hacer una serie live action de la Liga de la Justicia. Se trata de un piloto en el que se junta a Flash, Linterna Verde, Atom, Fire y Ice como una Liga bajo el mando del Detective Marciano. Nuevamente, se opta por la clave de comedia, con malos efectos y caracterizaciones mediocres, como si fuera un “Friends” con superhéroes. Fue tan mala la recepción del público que no pasó del piloto, desechándose la serie definitivamente.


En 1998, por fin, Marvel le rompe la mano al destino y hace una película de buena calidad. Blade es un personaje nacido en las páginas del comic “La Tumba de Drácula”, siendo el hijo de una prostituta del Saho de Londres atacada por un vampiro durante su embarazo en 1929, lo que provoca que el pequeño Eric Brooks adquiera los poderes de un vampiro sin sus debilidades. En el año citado se estrenó una película con este personaje como protagonista que simplificaba bastante su historia personal, pero contó con buenos efectos, buenas actuaciones y mucha acción.


Pero como es difícil dejar las viejas costumbres, ese mismo año apareció en televisión un film estelarizado por David Hasselhof llamado “Nick Fury: Agente de S.H.I.E.L.D.”. Decir que la película es mala es quedar corto, porque las actuaciones son exageradas, la ambientación y efectos deplorables y todos sabemos que el “Guardián de la Bahía” es tan mal actor como cantante.


Y como había pasado en las últimas tres décadas, al final de cada una llegaba una película que lo revolucionaba todo. No obstante, en esta ocasión fue Marvel quien nos trajo una joya del cine de superhéroes. “X-Men” del director Bryan Singer lleva las aventuras de los héroes mutantes de Marvel a la pantalla con un casting preciso, destacándose las actuaciones de Patrick Stuart como Charles Xavier, Ian McKellen como Magneto y Hugh Jackman en el papel de Wolverine. Además, la película retoma unos de los temas principales que abordó el comic en que está inspirada, siendo este el racismo inherente en la sociedad americana, representado en el miedo y odio que inspiran los mutantes en los humanos “normales”.



“X-Men” es el primer éxito rotundo de un comic de Marvel en el cine, lo que marcaría su dominio en las pantallas cinematográficas durante toda la década siguiente. También es el inicio de una avalancha de producciones que cuentan con presupuestos elevadísimos, lo que aseguraba la calidad de sus efectos visuales (no así de las historias), abriendo la edad moderna del cine de superhéroes.

Leer parte 4

No hay comentarios.:

Publicar un comentario