viernes, mayo 22, 2015

Entre el Éxtasis y la Vergüenza: Superhéroes en la Pantalla (Parte 5)


Y llegamos finalmente a la década actual en el recuento del paso de los superhéroes por la pantalla grande y de televisión. Si bien llevamos a penas la mitad de la década recorrida, debe ser una de las más activas en cuanto a películas y series con tipos con mallas y capa.

Pero nuevamente empiezo con las cosas que se me quedaron en tintero, pero ahora quiero hacer descargos. No todo lo olvido, sino que hay cosas que no conozco o muy raras que aparecen a lo largo de mi investigación para estos artículos y no puedo incluirlas en el lugar cronológico que les corresponde. En esta ocasión encontré dos películas que no conocía y hay otras tres que olvidé incluirlas en el artículo anterior.
Empecemos por lo más viejo. En el mismo año en que vimos volar a Superman en la pantalla grande, en la pequeña de televisión se nos presentó  al hechicero más grande de Marvel. “Dr. Strange” nos muestra la historia de Stephen Strange, un psiquiatra que se ve enfrentado a extraños casos de asesinatos y a una sensación inexplicable de que algo sobrenatural ocurre, por lo que va en busca de la ayuda de Thomas Lindmer, el Hechicero Supremo encargado de proteger nuestro mundo de amenazas mágicas. Lindmer le hace ver a Strege que viene de una antigua línea de magos y que el enemigo que enfrentan es nada más ni nada menos que Mogan Le Fey. Si bien esta película se aleja en algunos detalles del personaje original, tomando en cuenta que es una producción para televisión y el año en que se hizo no es tan mala.


Ahora, no todos los superhéroes tienen sus orígenes en el comic norteamericano, sino que muchos se han dado al otro lado del Atlántico, teniendo en este caso un acento más sofisticado y crítico. Una de las leyendas del comic es la revista británica 2000 AD, en cuyas páginas aparecieron grandes historias de ciencia ficción, fantasía y superhéroes. Fue en esta publicación que apareció Juez Dredd, llevado al cine en 1995. A finales del siglo XXI el mundo está divido en mega ciudades-estado que tienen gobiernos de carácter policiaco, siendo uno de estas Mega-City Uno, donde el cuerpo policial de los jueces tiene facultades amplias para perseguir a los criminales, juzgar, sentenciar y aplicar el castigo. Uno de estos jueces es Joseph Dredd, quien fue creado genéticamente junto a su hermano Rico para ser los Jueces perfectos; no obstante, Rico es corrompido por el poder y debe ser detenido por Joseph. De esto trata principalmente la película protagonizada por Sylvester Stallone como Joseph Dread, la cual se centra principalmente en la acción y deja de lado la sátira política que realizaba el comic original, recibiendo muy malas críticas. Dredd tiene otra versión, llamada tal cual, de 2012, con Karl Urban como protagonista y que es mucho más cercana al comic y su calidad es superior a la de 1995.


Uno que ya había tenido su película en los ochentas fue The Punisher, la cual pasó sin pena de gloria. Por eso, tratando de enmendar lo hecho, se presenta en 2004 “The Punisher”, donde se nos muestra nuevamente el origen del personaje, la muerte de su familia ordenada por un jefe de la mafia y cómo se cobra su venganza. La película es mucho más realista y violenta, pero no tuvo buena acogida por parte del público o la crítica. Con este antecedente, en 2008 se estrena “The Punisher: War Zone”, que cambia totalmente de tono, con nuevos actores y sin ser una secuela del film de 2004. No obstante, fue un nuevo fracaso y Punisher sigue sin tener una película que le haga justicia.


Dentro de esas rarezas serie B, en 2005 se presentó “Man-Thing: La Naturaleza del Miedo” de Marvel. Basado en La Cosa del Pantano, Man-Thing es un sujeto que cae en un pantano que resulta ser un nexo entre mundos, transformándose en un monstruo hibrido con planta, el cual en un principio era el protector de inocentes pero deviene en una bestia llena de furia. En este último aspecto se concentra la película para televisión de 2005, que es más una película de terror que una de superhéroes.


Por último, en 2008, Frank Miller se metamorfosea de escritor de comic a director de cine con el Film “The Spirit”, basado en el personaje creado por la leyenda Will Eisner en los 40’s. Se trata de un héroe enmascarado que sobrevive a unos experimentos en los que pasa por muerto pero se encuentra en animación suspendida. El Espíritu es un vigilante enmascarado con elegante traje azul (negro para esta película) que es irresistible a las mujeres y se enfrenta a su némesis, el malvado criminal Óctopus. La película, aunque atractiva en su estética, no logró cuajar una historia concreta, diluyéndose a medida que avanza.


Volviendo a la década que nos compete, un superhéroe poco común aparece en pantalla. En los últimos años en Estados Unidos se ha dado el extraño fenómeno de gente que se disfraza y sale a patrullar las calles de sus barrios como si fuesen superhéroes, cosa que puede verse en el documental “Superheroes” de HBO. Inspirado por este fenómeno, Mark Millar escribe un comic para Marvel bautizado “Kick-Ass”, el que fue hecho película en 2010. Dave Lizewski es un adolescente normal que un día decide disfrazarse y hacerse superhéroe (sí, así de simple). Pasa por diferentes desventuras y se hace famoso en internet, lo que atrae a un dúo de superhéroes psicópatas formado por padre e hija y de la mafia. Se trata de una historia inverosímil y llena de violencia en la que nuevamente se satiriza el concepto del superhéroe. Hay una secuela de 2013 que continúa con la historia del comic y existe un tercer volumen de éste, pero no se ha dicho que vaya a ser llevado al cine.


En tanto, Marvel comenzaba a poner en marcha los preparativos para afianzar su universo cinematográfico, el cual había dado sus primeras muestras con Iron Man y la segunda película de Hulk. Con esto en mente, en 2011 llega a las pantallas “Thor”, que nos introduce en la interpretación que la Casa de las Ideas dio a los viejos mitos nórdicos. Thor es el hijo Odín y pertenece a una raza extraterrestre llamada los Asgardianos, tomada como dioses por los antiguos nórdicos. Debido a su arrogancia e impertinencia, Thor es desterrado a la tierra donde debe demostrar que es digno de su poder mientras su hermano adoptivo Loki conspira en su contra. Luego, en la secuela “Thor 2: El Mundo Oscuro” Thor debe unir fuerzas con Loki (quien paga por intentar conquistar la Tierra) para enfrentar la amenaza de Melekith y los elfos oscuros. Estas dos películas son interesantes y muy determinantes para la trama del universo de Marvel, pero el personaje de Thor es muy plano (tanto en el comic como en la pantalla), siendo más recordadas por su villano, ya que el actor Tom Hiddleston ha hecho de Loki un personaje muy carismático.


En el mismo 2011 otro de los grandes de Marvel por fin es tratado como es debido. “Capitán América: El Primer Vengador” junto con su secuela de 2014 “Capitán América y El Soldado de Invierno” a mi gusto son las más logradas de Marvel hasta ahora. En la primera se nos cuenta la historia de cómo Steve Rogers se transforma en un súper soldado y la principal arma contra las fuerzas del Eje en la Segunda Guerra Mundial, enfrentando principalmente a la organización Hydra y a su líder Cráneo Rojo. En la segunda Rogers se está tratando de amoldar al mundo actual, trabajando para S.H.I.E.L.D., descubriendo como Hydra consiguió sobrevivir a la guerra y lo que ocurrió con uno de sus mejores amigos. Las dos son una muestra de que una buena historia siempre es más importante que todos los efectos especiales que pueden agregársele.


Ahora, en su vereda, DC no da con la fórmula. La trilogía de Batman de Nolan había recibido muy buenas críticas no solo como película de género, sino como un film en general, lo cual es muy raro para una adaptación de superhéroes. Pero DC nuevamente intenta hacer algo totalmente diferente con su película de 2011 “Linterna Verde”, la cual deja la seriedad de lado para mostrarnos algo infantil y con notables ripios en su relato. Si bien es bastante apegada a la historia original, las actuaciones son malas y los efectos ostentosos, no ayudando a desempantanar el film. En definitiva, un proyecto que causó gran expectativa pero que terminó en un fracaso.


Como Marvel tiene parcelado los derechos de sus personajes en diferentes productoras, el 2012 se reinicia la franquicia de Spiderman independiente del universo cinematográfico de la Casa de las ideas. “The Amazing Spiderman” retoma la historia de cómo empezó todo, con la araña que pica a Peter Parker (ahora no es radiactiva, sino genéticamente modificada), la adquisición de poderes y la muerte de su tío Ben que lo impulsa a ser un superhéroe. En esta ocasión la película no es tan brillante en cuanto a su imagen como la trilogía anterior, sino que los colores son más apagados y la historia se cuenta de manera más sobria. Es destacable el casting, con actores que hacen muy bien su papel, como Sally Field (May Parker) y Emma Stone (Gwen Stacy), pero nuevamente fallamos con Peter Parker, pues si bien Andrew Garfield es mucho mejor que Tobey Maguire, muchas veces parece que Peter fuera un cabeza hueca. En 2014 apareció “Amazing Spiderman: Rise of Electro” que es mala de principio a fin, con justificaciones estúpidas para el origen de los súper villanos y un argumento que se va enredando cada vez más para llegar al final dramática que ya todos conocíamos.


Pero todas las películas del universo de Marvel apuntaban a algo grande que venía gestándose desde que salió Iron Man y que nos maravilló en 2012. “The Avenger” reúne a Iron Man, Capitán América, Thor, Hulk, Viuda Negra y Ojo de Halcón, siendo la primera en mostrar tantos superhéroes en pantalla. Aunque se trata de la típica historia de una amenaza tan grande para la Tierra que un solo superhéroe no es suficiente para enfrentarla, el film adapta bien esta premisa. Las actuaciones están a la altura de lo ya visto en las otras películas y es tan entretenida que uno le perdona las lagunas del argumento. “The Avenger” tiene una secuela que se está proyectando hoy en los cines, la cual no ha sido vista por todos, así que no quiero hacer ningún spoiler.


DC estaba siendo apaleada desde el final de la saga de Batman en el cine y no se veía por donde podría levantarse. Entonces, a los ejecutivos se les ocurrió lo que a todos se nos había pasado por la mente mucho antes: “¿Y si replicamos el estilo del Batman de Nolan en otras películas?”. Luego de esta genial idea aparece en 2013 “Man of Steel”, dirigida por Zack Snyder y producida por Christopher Nolan, que nos cuenta nuevamente la historia de Superman desde la destrucción de su planeta hasta que se da a conocer al mundo y se enfrenta a su primer enemigo importante. El film ha sido recibido con opiniones divididas del público, ya que fue un cambio total, siendo la primera producción que se aleja definitivamente de la estética y el ambiente de la película de 1978, planteándonos una historia más oscura y realista (dentro de lo que se puede tratándose de un extraterrestre con súper poderes). Lo que puedo decir de mi parte es que me gustó, porque pone a Superman al día con el tiempo y no tiene miedo a romper convenciones establecidas para el personaje. No obstante, lo más importante es que el resultado de la película ayuda a que Warner y DC decidieran de una vez por todas generar un universo cinematográfico en que se reúnan sus personajes más emblemáticos.


Pero Marvel está seguro en lo que hace y a veces nos proporciona sorpresas agradables. Este es el caso de “Guardianes de la Galaxia” de 2014, que toma a un equipo de superhéroes algo desconocidos de la Casa de las Ideas. La historia trata sobre Peter Quill, un terrícola que es secuestrado de niño por unos extraterrestres y como se une a un grupo de perdedores que deberá defender a la galaxia de un fanático que quiere usar una extraña gema para destruir a sus enemigos. La película fue un completo éxito, debido a su buen humor, el buen desempeño de sus actores y la banda sonora, que inteligentemente toma éxitos de los ochenta. Además, este film es una pieza clave para el futuro del universo cinematográfico de Marvel.


Pero existe otro terreno de batalla y es en la pantalla chica, en la cual se pusieron de moda las series de superhéroes. Todo parte a raíz del final de “Smallville”, lo cual dejaba un espacio para que Warner y DC probaran con una nueva producción. Es aquí donde aparece “Arrow” de 2012, que cuenta la historia de Oliver Queen y su carrera como vigilante justiciero, llamado Flecha Verde en el comic. La serie fue un éxito, con varios cameos de otros personajes del universo DC y de la cual se sacó un spin-off el año pasado de Flash. Hoy el universo se expande nuevamente, ya que de estas dos series saldrá una tercera que reunirá a un equipo de superhéroes y villanos, además que se confirma la luz verde para una serie de Supergirl. Por otro lado, el año pasado tuvimos una adaptación muy buena de Constantine, pero que ha sido cancelada, aunque no se pierden las esperanzas; mientras que hace poco salió un tráiler de “Lucifer” encarnación del Ángel Caído salida de las páginas de Sandman.


En la vereda de enfrente, Mervel hace poco que volvió a lo de las series después de la de Hulk en los 70’s. En 2013 se presentó “Agents of S.H.I.E.L.D.” en la cual se rescata a un personaje que había sido recurrente en las películas del universo Marvel y se ganó la simpatía de público; el agente Phill Coulson. Luego, en este año, se estrenó “Agente Carter”, que retoma la historia del interés romántico del Capitán América, la agente Peggy Carter, luego que Steve Rogers desapareciera. Por último, para Netflix se creó una nueva serie que revisa la historia de Daredevil, la cual ha recibido muy buenas críticas en su primera temporada. Esas son las tres series que hay de Marvel por ahora, aunque está anunciada una de serie de Jessica Jones también para Netflix.


En cuanto a las producciones para TV, la gran ventaja que tiene Marvel es que sus series son parte de su universo cinematográfico, por lo que existe una continuidad y guiños en uno u otro sentido. Por otro lado, las series de DC se mueven en un universo aparte, lo que en el futuro se dará la contradicción que tendremos a dos versiones del mismo superhéroe, una televisiva y la otra en el cine.
Así, por primera vez desde que fueron creados hace 80 años, los superhéroes pasaron de ser un fenómeno de la cultura nerd a ser un gusto para las masas. Las películas más vistas son de superhéroes, generando un movimiento enorme de dinero y la alerta de la cultura más formal, la cual se ve relegada a un segundo plano. Cada casa editora tiene trazado su itinerario de series y películas para varios años, lo cual nos asegura que nos atosigaremos con capas y mayas.
Este debería ser el final de mi revisión, pero creo que hay algo más de lo que hablar, lo cual dejaré en suspenso para la próxima.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario