miércoles, agosto 26, 2015

Neil Gaiman: El Padre de los Eternos


Quizá por su legado cultural, Gran Bretaña es en la actualidad la cuna de una gran cantidad de escritores que han renovado el género de la fantasía. Los ejemplos más clásicos son Tolkien y Lewis, pasando luego a la actual Rowling, pero hay una infinidad de nombre más que han dado, y siguen dando, que hablar. Uno de ellos es Neil Gaiman.

Nacido el 10 de noviembre de 1960, en Portchester; Gaiman proviene de una familia de origen judío, pero practicante de la cientología. Neil desde muy temprana edad fue un ávido lector, decantándose pronto su afición hacia la fantasía, el terror y la ciencia ficción. Entre las muchas cosas que leyó a muy corta edad (empezó a los 4 años) se cuenta “El Señor de los Anillos” de Tolkien, “Las Crónicas de Narnia” de Lewis y “Alicia en el País de las Maravillas” de Carroll. Para su adolescencia había aumentado su bagaje literario con autores como Mary Shelley, Poe, Lovecraft, Dunsany, Shakespeare, Moore y muchos otros que influenciaron a Gaiman en su manera de escribir y en los temas que toca en sus historias.


Tempranamente Gaiman decidió que lo que quería hacer era escribir, así que, sin terminar su educación universitaria, buscó trabajo en periódicos, pudiendo entrar en contacto con alguno de los escritores que él admiraba. Uno de ellos y que causó gran impacto en Gaiman es Alan Moore; de quien leyó su trabajo en el cómic de “La Cosa del Pantano”, lo que ayudó a que Gaiman se diera cuenta de que el cómic era un medio de comunicación en el cual podían hacerse cosas realmente originales y de valor artístico.


Así, para finales de los 80’s, Gaiman había escrito varias piezas para revistas de comic de su país, lo que llamó la atención de la editora de DC Karen Berger, quien estaba reclutando los nuevos talentos británicos para que aportaran con su punto de vista iconoclasta a renovar el material de la editorial, especialmente a través del sello Vertigo, el cual estaba enfocado a publicar historias de tenor más adulto. El primer trabajo del autor para DC fue “Orquídea Negra” de 1988, en que tomó un personaje menor del universo superheroico de la editorial y lo recreó completamente. Pero el gran éxito vendría al año siguiente, con una serie regular en que Gaiman muestra su gran imaginación.


En 1989 aparece “Sandman”, que toma el nombre de un superhéroe de la era de oro, pero que no tiene casi ninguna relación con éste. “Sandman” nos cuenta acerca de Morfeo, la representación antropomórfica del sueño, perteneciente a una raza inmortal y poderosa conocida como los Eternos, que gobiernan fuerzas poderosas como la muerte, el deseo, el delirio, el destino, la destrucción y la desesperación. Morfeo es atrapado por error por un mago oscuro, quien en verdad quería capturar a su hermana Muerte, por lo que pasa 70 años cautivo en su mansión. Cuando por fin se libera, además de vengarse, debe recuperar su poder y reconstruir su reino.


“Sandman” es una obra hermosa y aterradora por igual, mostrándonos la libertad narrativa de Gaiman. En sus historias no se encasilla en una línea ni argumental o temporal, mostrándonos en un capítulo las calles de la Roma de Augusto, las fantástica Bagdad de Las Mil y una Noches, el terrible y horrendo Infierno, Londres actual, el medio oeste americano, un palacio en el vacio del espacio donde las estrellas toman forma humana para celebrar fiestas, etc. No se trata de un cuento de fantasía, terror o ciencia ficción, sino que todo al mismo tiempo; y a pesar de que parezca una historia caótica, al final cada pieza encaja. En las páginas de “Sandman” podemos ver también las influencias de Gaiman al escribir, como los son las leyendas mitológicas, con dioses de todo el mundo haciendo cameos; la obra de Shakespeare, la cual es citada constantemente, y toques de terror muy en el estilo de Poe y Lovecraft.


Pero Gaiman no se encasilla en ningún medio a la hora de escribir. Su primera novela fue una colaboración con uno de sus amigos, Terry Pratchett, llamada “Buenos Presagios”. Acá ambos escritores muestran su vena humorística típicamente británica, con una historia acerca del anticristo y el Fin del Mundo. Un ángel y un demonio han vivido en la tierra desde el principio, acostumbrándose al vecindario y forjando una amistad entre ambos. No obstante, se dan cuenta de que se avecina el Apocalipsis, lo cual también acabará con sus estilos de vida, por lo que deciden evitarlo haciendo un cambio de bebés. Toman al futuro anticristo  que ha nacido en una familia adinerada y poderosa, llevándolo a un hogar de clase media inglesa, mientras que al hijo de estos últimos  lo dejan en la mansión con los poderosos. Una novela alocada que se ríe de buena gana de temas religiosos.


También ha escrito varios guiones para televisión, entre ellos dos capítulos de la serie moderna de “Doctor Who”, de la cual se declara Fan. No obstante, uno de sus trabajos más importantes es el guión para una miniserie que se ha adaptado como novela, cómic y radio teatro. “Neverwhere” se estrenó en 1996 en las pantallas de BBC y nos cuenta la historia de Richard Mayhew, un londinense promedio, con una vida aburrida y una novia absorbente, quien un día se encuentra con una extraña chica herida que dice llamarse Puerta. Él la cuida y la hospeda en su departamento, lo que hace que se meta en un embrollo que lo llevará a conocer el Londres de Abajo, una ciudad mágica y aterradora que coexiste con el Londres que conocemos, pero se mantiene oculto a la vista de todos.


Los trabajos de Gaiman también han sido adaptados al cine. Está la novela de 1999 “Stardust”, que nos cuenta la historia de un chico soñador que va en busca de una estrella caída para demostrarle su amor a una chica de su pueblo, pero se encuentra con que la estrella es otra chica muy hermosa de la cual se termina enamorando. La historia está ambientada en el siglo XIX, siendo una fantasía romántica con piratas voladores, brujas malvadas y un reino mágico que se encuentra más allá de un muro de piedra. La historia fue llevada al cine por el director Matthew Vaughn en 2007.


Otra novela de 2002 que llegó a la gran pantalla es “Coraline”, en que nos relata la historia de la chica que le da nombre a la novela. La familia de Coraline llega a vivir a una antigua mansión que ha sido separada en departamentos y allí se siente sola, ya que sus padres están ocupados en sus trabajos. Entonces, cuando vaga por la casona, se encuentra con una puerta misteriosa que la lleva a un mundo alterno, donde conoce versiones de su padre y madre que parecen estar más interesados en ellas y son más divertidos, pero en vez de ojos, tienen botones. Una historia de fantasía y horror infantil que fue adaptada en un filme animado de 2007.


Gaiman también escribió junto a Roger Avary el guión de la cinta animada “Beowulf” del director Robert Zemeckis, estrenada en 2007 y basada en el poema épico sajón de autor anónimo que fue escrito entre los siglos VIII y XII d.C. la historia nos cuanta del rey de Dinamarca Hrothgar y cómo se ve atormentado por un monstruo que viene por las noches a matar a sus hombres. Entonces llega en su auxilio Beowulf, sobrino del rey de Gëatlantt, quien se ofrece con sus guerreros para matar al monstruo. Pero no todo es lo que parece y oscuros secretos se esconden tanto en palacio como en las ciénagas.


La obra de Gaiman en cuanto al cómic se ha desarrollado principalmente en la editorial DC, pero también ha tenido un par de encargos de Marvel. De ellos, el más interesante es “1602”, en que hace el experimento narrativo de trasladar todo el universo superheroico de la Casa de las Ideas a la Era Isabelina. Un interesante mundo alterno con versiones del siglo XVII para los principales personajes de la editorial.


Pero hay proyectos para adaptaciones nuevas de las obras de Gaiman, tanto para cine como para televisión. Existe una película de “Sandman” en preproducción de la cual no se sabe mucho, así como este año se estrenará una serie protagonizada por Lucifer, personaje nacido en las páginas de “Sandman” y que está basado en el Diablo bíblico. Pero quizá la que genera mayor expectación es “American Gods”, que pronto tendrá una serie producida por el canal Starz (el mismo de “Spartacus”). La novela “American Gods” de 2001 nos cuenta la historia de Sombra, un sujeto que está a punto de salir de la cárcel y que se entera de que el mismo día de su liberación su mujer muere en un accidente. Sombra, sin saber qué hacer con su vida, termina trabajando para un extraño sujeto llamado Mr. Wednesday, quien al parecer es el antiguo dios nórdico Odín. Junto a él, viajan a lo largo y ancho de Estados Unidos, conociendo a otras antiguas deidades de diferentes culturas que han inmigrado a ese país. Una de los mejores trabajos del escritor.


Otro detalle que diferencia a Gaiman de muchos autores es su posición frente a la subida de material con copyright a internet. Si bien en un principio pensaba que esto lo perjudicaba, luego se dio cuenta de que sus ventas no se veían mermadas debido a la “piratería”, sino que la gente que bajaba el material y le gustaba, terminaba comprándolo en formato analógico. Por esto, ha sido un gran innovador en cuanto a subir obras completas a la red y a dar una interpretación moderna a los derechos de autor.


Neil Gaiman ha logrado algo que pocos consiguen en la literatura, y es dar un sello personal a lo que hace. En “Sandman” nos mostró cómo se debe relatar lo que ocurre en un sueño, con las cosas ridículas e incongruentes que pasan cuando estamos dormidos. Mientras que en historias como “Neverwhere” o “American Gods” nos muestra lo que podríamos llamar fantasía urbana, sacando a este género del típico escenario medieval y trayendo a la actualidad, mostrándonos que algo mágico y aterrador puede estar pasando bajo nuestras narices sin que nos demos cuenta.



Neil Gaiman es un sujeto que siguió su sueño y consiguió ser considerado un grande. Todas las personas que lo conocen hablan de él como un gran tipo y un gran amigo (mantiene amistad con sus colegas Alan Moore, George R. R. Martin y con Terry Pratchett mientras éste vivía), y es siempre amable con sus fanáticos, dándose el tiempo para una foto o un autógrafo. Pero por sobre todo está su obra, llena de una magia barroca que nos muestra mundos imposibles y metafóricos, tanto en las páginas de sus libros como en los cómics. Neil, con su obra, ha enriquecido el acerbo del género, entregándonos historias maravillosas que, ante todo, deben ser leídas. La invitación está planteada y espero la tomes.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario