viernes, octubre 02, 2015

Cartelera de Halloween


Este es un mes especial en el año, el favorito para varios, pues al final de él llegamos a una de las mejores importaciones que hemos hecho de la cultura extranjera a este rincón del mundo; me refiero a Halloween, la fiesta del terror.

Es extraño, pero si hablamos de miedo deberíamos hacer una asociación automática con algo desagradable, pues obviamente a nadie le gusta sentir miedo en su vida cotidiana; pero es casi imposible evitarlo, pues al fin de cuentas, el miedo es uno de las emociones más útiles con que contamos. Parafraseando al Doctor de la serie Doctor Who “El miedo es un superpoder”, ya que nos pone alerta, descargando adrenalina en nuestra corriente sanguínea, dilata nuestras pupilas para que podamos ver mejor y tensa nuestros músculos para que emprendamos la huida o enfrentemos el peligro.


No obstante, que nos guste sentir miedo es algo que va en nuestros genes. En un principio eran historias contadas alrededor de las fogatas del clan, las que engendraron leyendas y mitos, siendo luego refinados por el genio literario de varios maestros, quienes las entregaron a la siguiente generación de creadores, los cuales las tradujeron a imágenes y sonido, proyectándolas en un telón. Hoy, esas historias de terror pueden ser vividas en “carne propia” gracias a los videojuegos, provocando esa misma sensación de erizado de cabello, nudo en el estómago y frío en la espalda que las historias en la hoguera del principio.


A pesar de que siempre las historias de miedo nos han fascinado, las cosas que nos asustan han cambiado de generación a generación, volviéndose esto más vertiginoso en los últimos 100 años. Nuestros primeros antepasados temían a la oscuridad, el fuego, las tormentas y otras cosas sencillas; luego aparecieron los demonios, los fantasmas, vampiros, hombres lobo, brujos, maldiciones y toda una fauna de seres malignos y sobrenaturales. Al final, hoy tenemos zombis, slashers, extraterrestres y puertas que se abren solas (todavía no entiendo cómo la gente se asustaba con “Actividad Paranormal”).


El cine es la mejor muestra de este cambio. Cuando los hermanos Lumière hacían demostraciones de su cinematógrafo en los cafés de París, siempre provocaban estampidas de personas asustadas por la proyección de un tren que se les venía encima. Luego los clásicos del terror gótico fueron llevados al cine, siendo quizá uno de los más atmosféricos y acojonantes “Nosferatu” de F. W. Murnau, que es la semilla para todas las adaptaciones de Drácula, Frankenstein, la momia y el hombre lobo que vinieron en los 30’s y 40’s.


Luego arribó otra especie de terror, con un barniz de ciencia que lo hace plausible. Se trata de una variedad de invasiones extraterrestres, con platillos voladores, rayos mortíferos o gas venenoso. Pero sigue siendo más aterrador aquello que es más íntimo, por lo que las esporas que nos invaden en “Invasion of the Body Snatchers” son mi invasión favorita, ya sea la original de los 50’s o el remake de los 70’s.


Para la década de la onda disco y el punk, el diablo comienza a hacerse presente, como el bebe de la pobre Rosemary Woodhause o en la carrera hacia la conquista del mundo de Damian Thorn; pero su encarnación más aterradora es la de Regan McNeil, con sus ojos demoniacos, vómito verde, voz gutural y blasfemias.


Pero ¿Qué pasaría si los extraterrestres no fueran las razas altamente adelantadas técnicamente que habíamos imaginado? ¿Si fueran criaturas raras, con un ciclo de vida extraño y repulsivo? Los primeros en plantearlo fueron los realizadores de “The Blob”, la masa que se come todo lo que está a su alcance. También tenemos “La Cosa”, que se hace pasar por uno de tus compañeros y es capaz de asumir formas grotescas; pero quien lleva el estandarte de la bestia extraterrestre es el xenomorfo de la serie “Alien”.


“Y en los últimos días, los muertos se levantarán de sus tumbas”… pero nadie dijo que vendrían a comernos. Si bien las películas de zombis deben de ser uno de los géneros más vapuleados por la moda, volviéndose un cliché que se repite una y otra vez hasta el hartazgo, de este subgénero rescato, y cuenta con todo mi respeto, “La Noche de los Muertos Vivientes” original de George Romero, la cual fue el primer brote de la plaga zombi.


Y las viejas historias de fantasmas siempre han estado presentes. Actualmente hay un montón de películas al respecto, y creo que ninguna le hace realmente justicia al tema. Pero hubo laureles para los fantasmas en el pasado, como lo que ocurrió con “El Resplandor”, una buena película pero una mala adaptación, y “Terror en Amityville”. No obstante, la más aterradora de ellas para mí sigue siendo la versión original de “Poltergeist” (la nueva es solo un bodrio que se aprovecha de la calidad de la original).


Un género creado hace poco es el de los slashers, que se caracteriza por ser filmes con un derroche de gore. Acá entran Jason y los chicos que mata una y otra vez a las orillas del lago Crystal, Freddy haciendo rechinar las cuchillas de su guante en tus pesadillas, o Chucky como el juguete más peligroso de la historia del cine; pero es “Halloween” y Michael Myers quien se lleva el premio mayor, pues fue capaz de escenificar un baño de sangre sin mostrar una sola gota del rojo líquido.


También tenemos a los científicos locos, desde los experimentos de Frankenstein y Moreau, la reanimación de cadáveres a cargo de Herbet West o la creación de una cucaracha gigante en “Mimic”. No obstante, el peor de todos es Seth Brundle y su horrible transformación en el remake de “La Mosca”.


Ahora, hay películas que no entran en ninguna categoría apropiadamente, las cuales no puedo dejar afuera. Una de ellas es “Phantasm”, en que conocemos a uno de los enemigos más temibles y poderosos del cine de terror: el Tall Man.


Una con uno de los monstruos con el diseño más aterrador es “Pumpkinhead”, que nos muestra una historia de una venganza llevada a cabo por un ser imparable.


Hay un límite delgado entre el dolor y el placer, así como entre estos y el miedo. Ello queda perfectamente plasmado en la obra de Clive Barker “Hellraiser”, en que una caja libera un infierno sadomasoquista.


Humor y terror suelen mezclarse muchas veces, pero en pocas se consigue un buen resultado. Uno de esos pocos casos es “Evil Dead” (la original), con Ash matando zombis posesos con una escopeta y una motosierra.


Y cuando ya no creíamos en nada, Japón nos devuelve la esperanza. “Ringu” es una historia aterradora que junta las leyendas urbanas con los fantasmas y las maldiciones.


Esta es mi cartelera para este mes, en que puse las que considero las mejores. Espero que les sea de interés y que busquen y vean estos filmes. Ahora, si conoces otras, ponla en los comentarios y la compartimos con todos.

1 comentario:

  1. Evil dead es la cumbia +1000000
    Ke manera de reirme con todas las peliculas 👍👍👍👍👍👍

    ResponderEliminar