viernes, octubre 23, 2015

Rol: Changeling: Los Perdidos


Hoy nos toca hablar de rol, así que desmenuzaremos un juego que combina fantasía y terror; llevándonos a una tierra maravillosa, pero siniestra. Este juego nos habla de vidas truncadas y personajes que se mueven en el filo entre la realidad y la locura. Les invito a conocer “Changeling: Los Perdidos”.

Primero una aclaración. Seguramente si te hablo de hadas, lo primero que viene a tu mente son pequeñas criaturas aladas con caspa brillante al estilo de Campanita o Navi de Zelda; pero la verdad es que tras estas criaturas hay algo realmente aterrador. Las hadas son seres inconmensurables, alienígenos e incomprensibles, hermosos o totalmente horribles, las cuales tratan a los humanos como juguetes.


Nadie sabe por qué sucede; puede que se esté en el lugar incorrecto, que algo que hicimos llamó su atención, o que heredamos una deuda de algún antepasado olvidado; pero la verdad es que la única respuesta plausible al secuestro son los caprichosos deseos de las hadas. El asunto es que hay personas que son abducidas por unas extrañas criaturas con poderes inmensos, y llevados a una extraña tierra en que las leyes de la física no funcionan; una tierra de locura, belleza y magia. El destino que estos humanos sufren en Faerie o Arcadia (que son los nombres que se le da al país de las hadas) es diverso, siendo mascotas, esclavos, sirvientes, amantes, decoración, soldados, o cualquier cosa que se les pueda ocurrir a los señores feéricos. La constante es que no son consideramos ni muchos menos huéspedes de las alienígenas hadas, sino que sus pertenencias presentes ahí para satisfacer sus deseos.


Pero hay ocasiones en que la férrea vigilancia que las hadas mantienen sobre sus juguetes falla, por lo que a estos se les presenta una oportunidad de escape. El intento de evadirse de la tierra de las hadas es toda una travesía, tanto física como mental. El mundo mortal se encuentra más allá de una barrera de setos espinosos con grandes peligros, lo cual no desanima a estos esclavos en su búsqueda de libertad. Al final, como si se tratara de un parto, los perdidos vuelven a la tierra de la que fueron arrebatados de forma dolorosa.


El problema es que el regreso a la tierra sólo es el principio de nuevos sufrimientos. En  primer lugar, durante su estadía en Arcadia, los perdidos han sufrido una extraña mutación, volviéndose parecidos a los seres que los secuestraron. Ahora son changelings, criaturas híbridas entre humano y hada, que se ven afectadas por los extraños sentimientos de su lado feérico. Por otro lado, existe una disparidad entre el paso del tiempo entre Faerie y el mundo mortal, no habiendo una correspondencia constante. Algunos changelings sólo pasan unas cuantas horas, incluso minutos, en el mundo de las hadas;  volviendo para darse cuenta de que han pasado muchos años a este lado. Esto también funciona al revés, pasando años con las hadas y acá ha pasado sólo un momento. Pero quizá lo más doloroso de todo, es que cuando las hadas se llevan a uno de los perdidos, dejan atrás un reemplazo creado por ellas. Muchos de estos reemplazos mueren al poco tiempo, mientras que otros incluso siguen viviendo la vida del perdido. Al final, aquello que querían recuperar con su regreso ya no existe.


Así, a los changelings sólo les queda agruparse entre ellos para protegerse, pues no se han librado ni por un momento de las hadas, quienes mueven todos los recursos para recuperar a sus esclavos. A pesar de ello, los perdidos intentan rearmar sus vidas lo mejor posible, ya que como han cambiado, deben usar sus poderes para crear una ilusión de normalidad ante los mortales, ganando sustento de los sentimientos y sueños de estos.


Los changelings se dividen según su apariencia, que está determinada por la clase de hada que los secuestró, el papel al que fueron destinados en Faerie y las características del lugar donde vivieron. A su vez, cada apariencia se subdivide en linajes que corresponden a características  más específicas. Las diferentes apariencias son:
- Bestias: changelings ferales con relación con algún animal, los cuales se subdividen según la clase bestia del cual muestran características.
- Oscuros: siniestros changelings que se asocian con la oscuridad y la decadencia, siendo en algunos casos seres de una extraña belleza, mientras que en otras horribles apariciones.
- Elementales: asociados con los elementos tradicionales (fuego, agua, madera, aire, tierra y rayo), muestran las características de su elemento en su semblante y personalidad.
- Hermosos: fueron elegidos por las hadas como amantes y piezas de colección. Su aspecto va desde la belleza élfica a la draconil.
- Ogros: Los típicos monstruos de cuento, con gran fuerza física, fauces voraces y gusto por la carne humana.
- Marchitos: quienes fueron llevados como fuerza de trabajo a Faerie, habiendo entre ellos cirujanos, soldados, artistas, mineros, etc.


La otra división entre los perdidos es de carácter política, que determina como enfrentan su vida entre los mundanos y les ayuda a protegerse de los ataques de las hadas. Se les llama cortes, y hay una por cada estación del año.
Por otro lado, todos los changelings usan una magia basada en un acuerdo que tienen con algún aspecto de la naturaleza. Estos poderes son conocidos como contratos, habiendo algunos generales para todos los changelings, mientras que otros son exclusivos para ciertas apariencias y cortes.
Esto es lo que nos plantea “Changelins: Los Perdidos”.


Antes de un análisis más profundo, debo confesar, para tener todo muy claro, que del AMdT mi juego favorito es “Changeling: El Ensueño”, por lo que en el momento en que Los Perdidos llegó a mis manos, tuve mis reservas al respecto. No obstante, cuando posé mi vista sobre la hermosa tapa color verde llena de espinas, y luego hojeé las páginas con marco del mismo color, mi desconfianza fue cediendo. En primer lugar, los desarrolladores del juego, a pesar de tener el antecedente del AMdT, no tuvieron ningún empacho a la hora de crear algo totalmente diferente; lo cual era arriesgado, pero resultó exitoso; siendo “Changeling: Los Perdidos” un juego en el cual se mezclan temas profundo, como la pérdida, la locura, el dolor y la resiliencia para volver a empezar de manera natural, sin forzar nada.


Los Perdidos logra algo que es muy difícil con un juego en el que se habla de hadas, debido a que la imagen de seres benéficos que nos impuso la literatura del siglo XIX impera en la mente de muchos. Pero sobreponiéndose a esto, el juego toma versiones originales de los cuentos, con toda la crudeza de estos, y los conjuga para crear una ambientación llena de una belleza bizarra, en la que reproduce ese miedo ancestral que los pueblos que dieron origen a las leyendas profesaban por La Buena Gente.


En el AMdT, El Ensueño representó un contrapunto con los otros juegos, por su ambientación luminosa, pero al mismo tiempo triste. Por el contrario, en el caso de Los Perdidos, el juego no deja de ser oscuro como sus hermanos, sino que explora otra clase de terror, uno más fantástico. Para tener una idea de lo que el manual nos ofrece se en cuanto a la trama, podemos tomar como referencia  las películas “Hellboy 2: El Ejército Dorado” y “El Laberinto de Fauno”, ambas de Guillermo del Toro.


Las diferencias entre las dos versiones de Changeling son tan grandes que es bastante complicado hacer una comparación. El Ensueño nos muestra una raza de criaturas nacidas de los sueños de la humanidad, quienes se mueven a medias entre el mundo real y uno de fantasía, teniendo que lidiar con el hecho de que la banalidad del mundo terminará por erosionar sus naturalezas feéricas. Por su lado, Los Perdidos nos habla de humanos arrancados despiadadamente de sus vidas, llevados a un lugar que es al mismo tiempo maravilloso y aterrador, y del cual escapan, pero cambiados en su naturaleza para siempre. Ahora son criaturas mestizas que lo han perdido todo; ya no pueden vivir como humanos, ni tampoco están dispuestos a volver a ser los juguetes de los caprichos de las hadas, así que forman su propia sociedad acá, escondida astutamente bajo una fachada de normalidad.


Esta es la parte difícil, porque en todas las reseñas he tenido que decir cuál de las dos versiones me parece mejor. A pesar de todo el cariño que tengo por El Ensueño, debo decir que Los Perdidos lo supera, ya que es más maduro y original en su planteamiento. No obstante, invito fervorosamente a que te animes a jugar ambos juegos, porque los dos por sí solos son obras redondas que conjugan terror y fantasía.
Como siempre, si deseas conocer más de “Changeling: Los Perdidos”, pincha el link de abajo. Ahora, si deseas leer la reseña que hice acerca de “Changeling: El Ensueño”, más abajo te dejo el link.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario