lunes, diciembre 21, 2015

Rol: Crónicas del Dios Máquina (Chronicles of Darkness)


Hay una sensación extraña en el ambiente, aunque todo parece estar bien. No es que las cosas sean radicalmente diferentes a lo que ya conoces. El sol brilla como siempre, la gente hace su vida, el café sigue teniendo el mismo sabor, pero aún así sabes que todo está mal, que Él está detrás de todo y que su alienígena voluntad busca la consecución de unos objetivos que nadie conoce ¿Quién es este ser terrible y siniestro que se mueve en las sombras? Pues nada más ni nada menos que el mismo dios.

Lo anterior es lo que nos plantea la primera actualización que se hizo al Nuevo Mundo de Tinieblas, hoy ya conocido oficialmente como Chronicles of Darkness. Con el nombre de “Crónicas del Dios Máquina”, le da un giro a la trama que se estableció en el manual básico de “Mundo de Tinieblas”, creando una metatrama que afectaría a todos los juegos de esta ambientación. En este suplemento se nos muestra que hay algo oscuro que maneja las piezas del mundo, siendo un ente poderoso y pan-dimensional conocido como el Dios Maquina. Ahora, es poco lo que podemos decir de este ser a partir de lo que se nos dice en los primeros acercamientos que los manuales hacen al tema, solo que se trata de un ser inteligente, infinitamente poderoso y con una mente absolutamente alienígena, precisa y de lógica fría, como una máquina.


Esta deidad artificial, que se ha infiltrado en los asuntos de la humanidad desde siempre, tiene algunas debilidades, como que no es omnisciente ni omnipotente, por lo que debe valerse de agentes en este mundo para llevar a cabo sus planes. Estos agentes por lo general son humanos que desconocen el por qué de las cosas que están haciendo o las intenciones de sus patrones. Sólo unos pocos saben algo acerca del Dios Máquina, aunque siempre bajo el riesgo de la locura, porque intentan comprender lo inconmensurable sólo lleva a nuestros cerebros a un corto circuito general. Esto no evita que existan cultos de servidores fanáticos dispuestos a hacer de todo por su dios.


Ahora, no sólo de mortales se vale el Dios Máquina para llevar a cabo sus planes, pues también están a su servicio espíritus, fantasmas y ángeles, porque, obviamente, un dios debe tener ángeles a los cuales mandar. Estas entidades, que se asemejan a los agentes de Matrix, son los más poderosos servidores del Dios Máquina, dando el pie para la creación de un nuevo juego, “Demonio: El Descenso”, del cual hablaré en una próxima reseña.


La historia del Dios Máquina se nos presenta principalmente en dos suplementos: un anexo a las reglas básicas para Mundo de Tinieblas llamado “World of Darkness: The God-Machine Chronicles Update,” y otro de ambientación con nombre “The God-Machine Chronicles”. Todos ellos dirigidos a personajes humanos comunes y corrientes. Luego, para “Cazador: la Vigilia” (un juego de humanos over-power) salió un suplemento llamado “Hunter The Vigil: Mortal Remains”. Además, en sus segundas ediciones, tanto de “Vampiro: El Réquiem” y “Hombre Lobo: El Exilio” han incluido aspectos de esta nueva metatrama.


Ahora, revisando detenidamente a qué viene esto, pues se debía a algo que algunos consideraban una virtud del NMdT, mientras que otros lo apuntaban como una de sus mayores falencias. Desde un principio se planteó que este universos nuevo en que se mueven los antiguos monstruos ya conocidos del los juegos de AMdT no tendría una metatrama establecida, lo cual se debía a que se deseaba dar libertad a los másters y jugadores para que adaptaran a su manera la información básica entregada por los manuales y suplementos, sin sentir la obligación de hacer referencia a hechos o personajes establecidos en novelas, historias o cualquier otra fuente que sea considerada oficial. No obstante, había quienes deseaban que el NMdT contara con un trasfondo detrás que funcionara como nexo para cada juego, pudiendo existir posibilidades de crossover a nivel de historia más sencillos, pues en cuanto a las reglas, estos eran mucho más simples que antes. Entonces, cuando Onyx Path toma la batuta de NMdT, crea esta historia de un siniestro dios alienígena y ¡Eureka! Las cosas se vuelven más interesantes.


Ahora, no es que la idea del Dios Máquina y todo lo que le rodea sea en exceso original. Para cualquier lector medianamente entendido en la materia, serán notorias las fuentes de inspiración para este villano, que hiede a Lovecraft por todos lados. También se pueden hallar referencias a Matrix y, los que somos más viejos, podemos darnos cuenta de que todo esto suena demasiado parecido a la trama de un muy buen juego de terror de los 90’s llamado “Kult”(al que espero reseñar alguna vez). No obstante, no porque tome elementos de las fuentes anteriormente citadas es una trama mala; sino que todo lo contrario, pues junta estas características y les da un sentido perfecto, adecuándose de gran manera a NMdT.


En cuanto a lo que son las reglas, se hace una revisión completa de ellas, cambiando algunas cosas especificas o dándoles un nuevo enfoque a otras. Se agregan nuevos méritos, mientras que los defectos son reemplazados por condiciones adversas que pueden superadas o empeorar. También se revisan las reglas para el combate, armas nuevas, ítems sobrenaturales y las reglas para la creación de los secuaces sobrenaturales del Dios Máquina, como los fantasmas, espíritus y ángeles.
Por su lado, lo que tiene que ver con la historia en sí, se concentra en darnos más herramientas para empezar desde lo pequeño; pues aunque esta conspiración tiene ribetes cósmicos, la idea es hacer una historia que se amolde a los entandares que manejan nuestras mentes mortales. Y esto es muy importante, porque acá los pasajes expresos a la locura absoluta están a la vuelta de la esquina, ya que un solo atisbo a la verdadera naturaleza del Dios Máquina vuelve nuestra razón en un absurdo.


¿Cuál es el principal aporte del Dios Máquina a NMdT? Pues a mi parecer que le da el empujón definitivo para ser una línea de juegos independiente, sin tener que responder a los entandares de los anteriores juegos, que fue lo que jugó en contra de las primeras edición de “Vampiro: El Réquiem”, que quiso parecerse demasiado a Mascarada. Ahora, comprendo que muchos dirán que en varias reseña, como la de “Momia: La Maldición”, me he quejado de la calidad de lo nuevo, pero no porque no sea parecido a lo antiguo, sino porque no llegaron responder a un estándar mínimo. Ser original no implica necesariamente ser bueno.


A diferencia de otros materiales de CofD (nos estamos poniendo al día con las siglas) que son interesantes, pero queda a gusto del clientes si son necesarios de utilizar a no, debido al carácter de sandbox que se le imprimió a los nuevos juegos, “Crónicas del Dios Máquina” es totalmente necesario para entender “Demonio: El Descenso” y las nuevas ediciones de Réquiem y El Exilio.
En conclusión, a pesar de que muchos arrugaron la nariz y blandieron sus azadones al anunciar que CofD (en ese momento NMdT) tendría metatrama, esto ha sido un gran aporte para una línea de juego que ya está volando con colores propios.
Si deseas saber más de “Las Crónicas del Dios Máquina”.


1 comentario: