viernes, enero 29, 2016

Rol: Universo Fanhunter


Llevo varias semanas sin hablar de rol principalmente porque no he terminado de revisar la ambientación de “Crónicas Tenebrosas”, esto debido a que aún me encuentro leyendo el material de las segundas ediciones. No obstante, no por eso dejaremos los dados sin rodar, por lo que hoy hablaremos de algo mucho más relajado, hablemos de Narizones.

Uno de los caricaturistas españoles más originales de los últimos años es el catalán Cels Piñol, quien creó una estrambótica realidad alterna donde se desarrolla un enloquecido conflicto entre ñoños. Resumiendo un poco la historia (vayan a los comic de Piñol para saber más) la cosa va de la siguiente forma: En 1991 los humanos entran en contacto con los extraterrestres, pasando a formar parte de una especie de Naciones Unidas espaciales llamadas la FPF (Federación de Planetas Federados). Después de esto, el mundo se vuelve loco, con revoluciones en Rusia y los estados Unidos en banca rota. Pero como si fuera poco, un librero sociópata de Barcelona, llamado Alejo Cuervo, hace explotar el Vaticano y se proclama Papa, imponiendo una nueva religión que sólo acepta las obras de ciencia ficción del escritor Philip K. Dick, prohibiendo cualquier otro tipo de fanatismo ñoño. Al final, Alejo primero pone la sede de su papado en Barcelona, la cual pasa a llamarse Barnacity, imponiendo su tiranía con la ayuda de los fanhunters, o casadores de fans de cualquier otro tipo de fantasía o ciencia ficción que no fuera dickiano. En este ambiente, nace una resistencia formada por narizones que, armados hasta los dientes, quieren defender su libertad en contra de la religión de Alejo.


Esto es lo que nos plantea el juego “Fanhunter: El Juego de Rol Épicodecadente”, el cual está basado en la obra de Piñol, la que a su vez es una delirante mezcla de todo lo que es adorado por los friki, desde el manga y animé, el cine de género, la literatura de terror, los comics, juegos de vídeos y un largo etc. Acá las alusiones a diferentes obras son obvias, dando un deleite a todos los amantes de la contracultura que ven cómo este juego les hace homenaje a géneros, medios, obras y artistas, al mismo tiempo que se les toma el pelo descaradamente.


Como juego de rol, “Fanhunter” usa un sistema ultra sencillo. Para hacer personajes se reparte una cantidad definida de puntos entre atributos (características básicas), habilidades (facultades aprendidas) y poderes. El sistema usa dados de seis caras, cuya cantidad es igual a los puntos que el jugador tenga en la habilidad o atributo que sea apropiado a la acción. Los resultados se suman y se compara con la dificultad fijada por el máster. Por otro lado, los dados que dan 6 se tiran de nuevo y los que dan 1 no aportan al resultado.
La obvia intención de los desarrolladores de este juego es no perder el tiempo con muchas tablas ni sistemas demasiados complejos, sino ir a la acción rápidamente y que los jugadores y máster se destornillen riendo de las estupideces que se les ocurra realizar en sus partidas. Esto lo lograron con creces.


No obstante, este universo de narizones (llamados así debido a que Piñol dibuja a sus personajes con cuerpos ovalados y rechonchos, pies enormes, piernas y brazos cortos y grandes narices bulbosas) daba para hacer más cosas y reírnos aún más, así que con el tiempo llegaría “Fanpiro: El de Rol Narrativo y Punkdeprimente”.


Obviamente, se trata de una parodia descarada y desenfadada de “Vampiro: La Mascarada”.  Resulta que Alejo I, en su intento de destruir a los fans que no adoraban a Dick, le pide al profesor Barnabás Maguila que cree un virus que destruyera las mentes de los subversivos de la resistencia. Pero el tiro sale ´por la culata y son creados los fanpiros, que no son otra cosa que fans con poderes especiales llamados disciplinas, pero volviéndose consumidores compulsivos de subcultura a la que son fanáticos. Como los clanes de Mascarada, los fanpirosse dividen en clubes, los cuales tienen nombres tan imaginativos y chistosos como Bullah (fans de la música), Fanferatu (feísimos fans de los videojuegos), Roleadores (fans del rol) o los Trekkeres (fans de la ciencia ficción) entre varios. Y para completar la sátira, los clubes fanpiros se dividen entre la Camorrilla, los independientes y el Sabadete.


El juego es principalmente igual que “Fanhunter”, sólo con la adición de las reglas para los poderes especiales de los fanpiros. No obstante, es notoria la mejor calidad del manual en cuanto a su maquetación, la cual está basada completamente en la de Mascarado, por si a alguien no le había quedado clara la parodia.
Pero esto no fue el final, pues los narizones en el rol podían extenderse por el espacio y más allá, así que al final llegaría “Outfan”.


Si bien son obvios los guiños que los dos juegos anteriores tienen hacia la ciencia ficción, faltaba algo de Space Opera, que es lo que cubre “Outfan”. Alejándose del cuento de Alejo y su cruzada por imponer la obra de Philip K. Dick, “Outfan” nos muestra una galaxia en conflicto, donde se mezclan aspectos de obras como “Star Wars”, “Star Trek”, “Dune”, “Battlestar Galactica”, “Babilonia 5”, “Stargate” y muchas otras. Acá el jugador debe elegir una de las razas extraterrestres que pueblan la galaxia, contándose entre ellas los Alphan (humanos), Fankonnen (como Harkonnen de “Dune”),  Sepianos ( semejantes a los Mon calamari de Star Wars) o los Wikoo (Wookie).


Acá se agrega a las reglas todo lo necesario para las aventuras espaciales, como las armas de ciencia ficción, los robots y las naves espaciales, lo cual da enormes posibilidades para desarrollar partidas que mezclen todo lo que te dé la gana.
Muchos piensan que por ser juegos de humor, la saga de los narizones posee menos calidad que los juegos serios, cosa que responde solo a un prejuicio sin base. El sistema de juego, a pesar de su sencillez, cubre perfectamente todo lo necesario para que una partida sea llevada sin problemas. Ahora, si tú piensas que el rol debe ser algo épico, dramático u oscuro, sin una pizca de humor, seguramente estos juegos no serán de tu gusto, pues esto está pensado para tener una de esas sesiones ruidosas, donde te ríes tanto que das vuelta el vaso con gaseosa y manchas las fichas de todos en la mesa.


Si hay un problema que pueda achacarse a este juego, es que usa en sus pagina mucha jerga española, la cual es un poco ajena a los que vivimos a este lado del charco, aunque no es algo grave, pero hace que te pierdas algunos chistes si no eres hibérico.
Si quieres pasar un rato muy divertido, sin tener que preocuparte por historias épicas y profundas en las cuales se decide el futuro del universo, cualquiera de los juegos de rol de los narizones puede ayudarte. Lo único que tienes que hacer es quitarte se encima tus inhibiciones y dejar salir esa locura que todos los jugadores de rol cargamos a cuestas.


Si quieres saber más de los juegos de narizones, pincha el link de abajo.

2 comentarios:

  1. Muy buen artículo para llamar la atención de los roleros al universo de Cels. Quizás sería bueno aclarar la incompatibilidad de reglas entre los tres juegos, que se puede subsanar con una guía de adaptación, como la que un fan desarrolló para jugar fanpiro con las reglas de fanhunter.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me pasó ese detalle. Gracias por el aporte

      Eliminar