viernes, febrero 19, 2016

El Asesino de Personajes: George R. R. Martin


Todo el mundo hoy en día conoce a lo menos de oídas la serie de HBO “Juego de Tronos”,  y para quienes son fanáticos de ella les es perfectamente familiar la bonachona estampa de un anciano barbado con ropa nerd llamado George R. R. Martin, el autor de las novelas en las que está basada la serie. No obstante, este señor es mucho más que “Juego de Tronos”, así que les invito a conocer más acerca del Asesino de Personajes.

George Raymond Richard Martin nació en 1948 en Bayonne, New Jersey, siendo sus padres Raymond, un estibador de ascendencia ítalo-alemana, y Margaret, quien era descendiente de irlandeses. Martin fue el mayor del matrimonio, teniendo dos hermanas más. También fue un soñador desde pequeño, cosa que prontamente encausó hacia la literatura, creando historias que vendía a sus amigos del vecindario por unos cuantos centavos, haciendo lecturas dramáticas y creando su primer mundo de fantasía, el cual era habitado por las tortugas que tuvo como mascotas de niño y que morían.


La educación primaria y secundaria de Martin fue realizada en colegios católicos, empezando en esos años su afición por los cómics, en especial los de la editorial Marvel, los que durante los 60’s revolucionan el género de superhéroes con historias inteligentes y personajes complejos. Esto lo motivó a escribir guiones para comics de manera independiente, ganando uno de sus trabajos llamado “Powerman vs Blue Barrier” el premio Alley, el primero de su carrera.

Estatuilla del Premio Alley
George entra a estudiar periodismo a la Northwestern University, graduándose con los máximos honores en 1970 y consiguiendo su Magister en periodismo en 1971. Sin embargo, por esos años Estados Unidos se encontraba inmerso en el conflicto de Vietnam, siendo Martin declarado elegible para cumplir con el servicio militar e ir a la guerra, cosa que evitó declarando su objeción de conciencia, por lo que conmutó su enrolamiento por servicios sociales que realizó durante dos años. Luego, entre 1973 y 1976 se dedicó a organizar campeonatos de ajedrez para la Continental Chess Asociation, ya que también es jugador experto de este deporte ciencia.


Por esos años, en una convención, Martin conoció al profesor George Guthridge, quien desdeñaba los géneros de fantasía, ciencia ficción y terror, considerándolos escapismo de mala calidad. No obstante, una conversación con Martin le convenció de lo contrario y al final Guthridge se volvió un notable escritor de ficción especulativa que estaría nominado a los premios Hugo y Nebula. Por otro lado, Guthridge ayudó a Martin a conseguir un trabajo estable como profesor en el Clarke College, lo que le dio una base económica para poder comenzar a escribir de forma más profesional.
El amor primero de George R. R. Martin fue la ciencia ficción, escribiendo varios relatos cortos desde principio de los 70’s y estando varias veces nominado al Hugo o al Nebula, los cuales no ganó, por lo que mostrando su buen humor, junto con otros amigos organizó “La Fiesta de los Perdedores del Hugo”, un evento alternativo a la entrega de los premios que estaba pensada juntar fondos a beneficio de los perdedores del Hugo, pues debemos tener en cuenta que son muy pocos los escritores de ciencia ficción que llegan a vivir de su arte.


Su carrera fue en ascenso hasta que publica en 1983 una novela de misterio y fantasía titulada “The Armageddon Rag”, la cual trata del asesinato del representante de una banda de heavy metal llamada Nazgul. Esta terminó siendo un fracaso que casi acaba con la carrera de Martin, quien ya se había creado un nombre reconocido en la ciencia ficción con sus cuentos con un ambiente político-bélico realista.


Entonces, enfrentando este fracaso de la mejor forma posible, G. R. R. Martin cambia de rubro dentro de la literatura, dedicándose a escribir guiones para la televisión. Muchos hoy no lo saben, pero Martin participó en el remake de “The Twilight Zone”, en la serie satírica de ciencia ficción “Max Headroom” y en la fantasía romántica de 1989 “Beauty and the Beast”, en la que tuvo mucha participación, siendo supervisor de producción y escribiendo 14 episodios.


También ha participado en proyectos conjuntos con otros escritores, como en el caso de la serie “Wild Card”, que ocurría en un universo ucrónico donde una parte de la población gana poderes especiales gracias a un virus extraterrestre luego del final de la Segunda Guerra Mundial. En este proyecto Martin actuó como editor y autor de alguno de los relatos. Lo interesante de esto es que se logró esta serie a partir de las sesiones de rol en que participaron los escritores y las cuales fueron dirigidas por el propio Martin.


Pero el éxito definitivo llegaría con la serie “Canción de Hielo y Fuego”, que aparece a mediados de los 90’s, en la que nos transporta a un peculiar mundo fantástico llamado Poniente, en el que se desarrolla una compleja madeja de intrigas, traiciones y alianzas entre diferentes casas nobles por conseguir el predominio sobre el reino, estando todo aderezado con altos contenidos de erotismo y violencia. Esto llamó la atención de HBO, quienes crearon una serie basada en estas novelas y que tomó el nombre de su primera entrega, por lo cual todos la conocemos en la actualidad como “Juego de Tronos”.


En la actualidad, todos los fanáticos de la obra de este escritor se comen las uñas a la espera de que logre terminar su saga de “Canción de Hielo y Fuego”, la cual ya ha sido sobrepasada por su versión televisiva. No obstante, Martin se toma su tiempo y ya es seguro que para este año no veremos en los escaparates de las librerías el esperado “Vientos de Invierno”, que supuestamente sería la penúltima novela de la serie.
En cuanto a la obra de Martin, algunos lo han definido como el Tolkien americano, lo cual es en sí incorrecto, pues sus carreras difieren completamente en los elementos a los cuales dan énfasis en sus trabajos. Tolkien pensaba la fantasía como algo heroico e inspirador, demostrando que este género menospreciado podía ser también una obra de arte. Por su lado, Martín va dos pasos más allá, agregando temas adultos y otros que pueden resultar incómodos, como lo son la pedofilia, el incesto, la homosexualidad, el abuso de todo tipo, etc. Otro detalle que separa a Martin de otros autores es su tenor antibelicista, despojando a la guerra de ese carácter épico que suele darle la fantasía para mostrar sus atrocidades tal cual son, lo cual, paradojalmente, lo ha transformado en el más realista de los escritores fantásticos. También está su capacidad para crear personajes creíbles que no responden a ningún maniqueísmo moral exacerbado, pues las razones que los hacen actuar de una o de otra manera son entendibles para el lector.


Para acercarnos a la obra de George R. R. Martin, hoy tenemos varias opciones. En cualquier librería o tienda de libros usados podemos encontrar la colección completa de “Canción de Hielo y Fuego”, contando con las novelas publicadas hasta la actualidad y varias precuelas, además de una enciclopedia que nos da más detalles acerca de la historia y costumbres de poniente y varias adaptaciones al cómic. No obstante, no debemos olvidar que esta serie de fantasía sólo es una parte de su extensa obra, habiendo varias colecciones de relatos cortos y novelas, tanto de ciencia ficción como de fantasía. Sólo por nombrar alguna tenemos:
- Su primera novela publicada es un relato de ciencia ficción llamada “Dyaing of the Light”, en que nos cuenta acerca de un planeta con una órbita errática que lo hace vagar sin rumbo por el vacío del espacio. Hace algún tiempo se acercó a una gigante roja a una distancia que le permitió desarrollar vida inteligente, pero ahora esos seres se ven enfrentados a una muerte segura ya que el planeta se precipita al frío espacio.


- ¿Qué pasa si mezclamos a Bram Stocker con Mark Twain? Pues tenemos “Fevre Dream”, una historia de vampiros que ocurre en un barco que viaja a través del Mississippi a mediados del siglo XIX. Esta novela fue adaptada al comic el 2010.


Estas son sólo dos muestras de los diferentes temas que ha abarcado la imaginación de George R. R. Martin, pero hay muchas más, por lo que, como siempre, les invito a leer todo lo que puedan conseguir de su obra.
Sin embargo, si quieren acercarse a los mundos de Martin por una vía diferente a la literatura, tenemos algunas opciones. La más obvia y de fácil acceso es la serie de HBO “Juego de Tronos”, que pronto estrenará su sexta temporada y que, por extraño que parezca, tendrá que mostrar hechos que aparecerán en las próximas novelas de Martin. No obstante, según lo declarado por los productores de la serie, el escritor les ha confiado lo que sigue en la historia así que se puede confiar en que lo que nos muestren no se va alejar de lo que está en la mente de Martin.


No obstante, las primeras historias de Martin llevadas a la pantalla fueron las que escribió para la serie “Twilight Zone” desde 1986 hasta 1989. Las historias que pertenecen a Martin son “El Último Defensor de Camelot” (1986), “El Rey que fue y será” (1986), “El Mundo de la Próxima Puerta” (1989) y “Los Juguetes de Caliban” (1989), entre otros.


Como dije antes, también escribió y trabajó en la producción de la serie “Beauty and the Beast” de 1987. La serie era un romance fantástico inspirado en el cuento francés, pero ahora se desarrollaba en la actualidad en Nueva York, siendo sus protagonistas una hermosa asistente de la fiscalía y un misterioso hombre con rasgos leoninos que vive en el subsuelo de la Gran Manzana. Esta serie contó con las actuaciones de Linda Hamilton (Terminator) y Ron Perlman (Hellboy), teniendo un remake que se está transmitiendo en la actualidad.


La única adaptación cinematográfica a una historia de Martin es la película de ciencia ficción/horror “Nightflyers” de 1987. En ella conocemos la historia de la tripulación de una extraña nave que está viva, la cual se encarga de matarlos. La película cuanta con muy bajo presupuesto, por lo que Martin se sintió decepcionado del resultado.


Por otro lado, George R. R. Martin es un hombre con muy buen sentido del humor y muy cercano a sus fanáticos, asistiendo a las convenciones de ciencia ficción y fantasía, además de mantener un blog en el cual expresa sus ideas. No obstante, son sabidas las quejas acerca de que Martin se ha demorado mucho en terminar las novelas de “Canción de Hielo y Fuego”, habiendo incluso algunos agoreros que piensan que no los terminará antes de su muerte, lo cual es exagerado, porque si bien ya tiene 67 años y algunos problemas de salud, nada indica que esté a punto de morir. Por su lado, él se lo ha tomado con humor, teniendo una gran capacidad de bromear y reírse de sí mismo.


Ahora bien, hay un detalle que suele alejarlo de sus fanáticos y este es su postura contraria hacia los fanfic, considerando que transgreden los derechos de autor y que no ayudan a los nuevos escritores a crear sus propios mundos y personajes para sus historias.
También ha tenido un par de cameos en películas y serias. Aparece en como él mismo en la serie “Z Nation”, en la cual es un zombi que firma libros compulsivamente. También hace un pequeño cameo en la película “Sharknado 3”.


A pesar de ser uno de los organizadores de la “Fiesta para los Perdedores del Hugo”, Martin ha conseguido varios premios, entre los que se cuentan varios Hugos, Nebulas, Locus, Bram Stoker, World Fantasy, Ignotus, el Emmy (por “Juego de Tronos”) y el 2011 fue elegido por la revista Time como uno de las personas más influyentes de ese año.
Otro detalle que no debemos olvidar es el carácter filantrópico de Martin, quien es benefactor de una santuario natural para la preservación del lobo en Nuevo México. También en Santa Fe, ciudad donde reside, compró un cine local que llevaba varios años cerrado y lo refaccionó, siendo a su vez mecenas de un colectivo artístico de esta misma ciudad.



George R. R. Martin debe ser el más ñoño de todos los escritores modernos de fantasía, cosa que se agradece. Este señor gordito, con su ropa nerd y sonrisa bonachona es el gran asesino de personajes (título otorgado a él por Neil Gaiman), quien los hace entrañables para el lector y luego los mata de formas cruentas para hacerlo más traumatizante. No obstante, esta es una de las razones por la que ha tenido éxito, ya que su realismo a la hora de plantearnos una historia de fantasía le ha dado adultez al género, pues todos sabemos que el bien no siempre gana, que es muy complejo trazar una línea entre buenos y malos y que la vida no es justa, cosa que Martin ha plasmado de forma magistral en su obra. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario