lunes, abril 04, 2016

Abacadabra: Magos y Brujas en la Historia (Parte 8)


Para finales de los 80’s y la totalidad de los 90’s los mentalistas y brujos que decían tener poderes fueron desapareciendo de la televisión, siendo el público menos premiable al engaño. Por su lado, en la ficción hay una gran explosión de temas acerca de la magia, aunque con una mirada diferente, más fresca y alejada de los estereotipos.

Si bien venía siendo un número seguro en las carteleras de Las Vegas desde finales de los 70’s y haciendo varios especiales de ilusionismo para la TV, la carrera del mago David Copperfield da su gran salto internacional a finales de los 80’s, volviéndose durante más de una década el ilusionista más grande del mundo. Llamado realmente David Seth Kotkin, tomó como nombre artístico el de uno de los personajes más conocidos de Dickens, siendo mundialmente reconocido por llevar la espectacularidad del ilusionismo a niveles desconocidos hasta entonces. Entre sus trucos más recordados está hacer desaparecer estructuras grandes, como locomotoras, cazas de combate e, incluso, la Estatua de la Libertad; también fue capaz de levitar sobre el Gran Cañón del Colorado y atravesar de lado a lado la Gran Muralla. Copperfield ha recorrido el mundo con su espectáculo y fue uno de los primeros magos desde Houdini en ser una celebridad a la altura de un rockstar.


En 1987 se nos presenta una versión moderna de un aquelarre de brujas en la película “Las Brujas de Eastwick”. Este film está basado en la novela del mismo nombre escrita por John Updike y nos cuenta acerca de tres mujeres solas en un pueblito de Rhode Island donde nunca pasa nada. Una escultora que ha quedado viuda con una hija, una profesora de música apocada y estéril divorciada y una periodista que fue abandonado por su marido junto a sus seis hijos son las protagonistas, quienes se dan cuenta de que tienen ciertas habilidades para la magia, lo que las lleva a invocar inconscientemente al Diablo. Así, al pueblo arriba un extraño y misterioso sujeto llamado Daryl Van Horne, quien las seduce una a una y las vuelve sus amantes, enseñándoles a usar sus poderes mágicos con mayor eficacia. No obstante, el señor Van Horne trae la oscuridad consigo, provocando la corrupción del pueblo, cosa que ellas deberán evitar. Se trata de una comedia negra, aunque el libro tiene toques de terror mucho más marcados que el film. Uno de sus grandes logros fue poner juntos en la pantalla a actores tan atractivos como Cher, Susan Sarandon, Michelle Pfeiffer y Jack Nicholson.


Una película algo extraña y aterradora para ser de género infantil es “The Witches” de 1990, producida por la empresa de Jim Henson (el creador de los mappets) y protagonizada por Anjelica Huston. La abuela del pequeño Luke le ha contado desde pequeño historias de brujas, y cómo estas mujeres perversas y deformes secuestran y hacen desaparecer a los niños. No obstante, por esas paradojas de la vida, Luke y su abuela van de vacaciones a un hotel en el sur de Inglaterra donde conocen a Eva Ernst, una aristócrata que encabeza una convención en el hotel. El problema es que Luke queda encerrado en la sala en que se reúnen un gran número de mujeres junto a Eva, descubriendo que son todas las brujas de Inglaterra que planean hacer desaparecer a los chicos del país de forma definitiva. Si bien es un cuento para niños, la representación de la Bruja Suprema es tan aterradora que a muchos chicos les causó pesadillas por mucho tiempo.


Ese mismo año el gran escritor Neil Gaiman nos presenta una miniserie de comic para el sello Vertigo de DC titulados “Libros de Magia”. Pensado como una especie de tour a  través del mundo mágico que subyace en el universo superheroico de DC comic, nos encontramos con un adolescente inglés llamado Timothy Hunter, quien tiene el potencial de volverse el mago más poderoso de la época. Por ello, un grupo de personajes que se hacen llamar la Brigada de la Gabardina se le acercará y le mostrarán el mundo mágico y su historia, debiendo elegir después Timothy si desea ser parte de esto. Así, Timothy junto a Phantom Strange conoce el pasado de la magia, con John Constantine el Presente, junto a Doctor Occult recorre varios planos místico y, finalmente, con Mister E ve el futuro hasta el final del Universo. Debido al éxito de le miniserie, “Libros de Magia” tuvo una serie regular y varios spin off. Por su lado, algunos han hecho notar el gran parecido que tiene el personaje de Timothy Hunter con Harry Potter, en especial en el físico y en el hecho de que tienen problemas familiares; no obstante, el mismo Gaiman a descalificado cualquier acusación de plagio hacia J.K. Rowling diciendo que el parecido es sólo superficial, debido a que ambos tomaron como modelo al estereotipo clásico del chico inglés de clase media baja.


Una extraña producción para televisión fue “Cast a Deadly Spell” de 1991, hecha por la cadena HBO. En un 1948 alterno, todos practican la magia y hacen uso de ella para conseguir sus fines, a excepción de un rudo detective llamado Harry Philips Lovecraft, quien enfrenta diferentes amenazas sobrenaturales con el estilo clásico de los antihéroes de las novelas policiales negras. Con matices lovecraftnianos (obviamente el nombre del protagonista) este telefilm tuvo una muy buena crítica, ganando algunos premios y contando con una secuela.


Una que mezcla terror con fantasía es “Warlock el Brujo”, estrenada en 1991. En la época de la persecución de brujas en Nueva Inglaterra, el cazador de brujas Giles Redferne ha capturado a un poderoso hechicero llamado Warlock, quien se encuentra en una mazmorra a la espera de ser ejecutado. No obstante, el Diablo viene al auxilio de su siervo se crea un portal por donde el brujo escapa, aunque es seguido por el decidido Redferne. Warlock y el cazador de brujas son traídos a Los Angeles de los 90’s, desde donde Warlock emprenderá la búsqueda del Gran Grimorio, un libro de brujería dividido en tres partes y que contiene el Nombre Verdadero de Dios, con el cual, al pronunciarlo al revés, es posible deshacer la Creación misma. Redferne y una chica diabética perseguirán al hechicero evitando que logre su cometido. Es un clásico de principio de los 90’s que tuvo un éxito apreciable y contó con dos secuelas que no igualaron en nada a la original.


Siguiendo con el género infantil, de 1993 es “Hocus Pocus”, una película pensada para la fiesta de Halloween. Nuevamente nos remontamos a la época de la caza de brujas en Salem para conocer a las hermanas Sanderson, tres brujas que se dedican a raptar niños a los que quitar su juventud. Luego de matar a una niña y volver a su hermano un gato negro, las brujas son ahorcadas, pero juran volver el día que un virgen encienda la vela que han dejado en su cabaña. Obviamente, en 1993 un chico que ha llegado hace poco a ese pueblo enciende la vela la noche de Halloween y él junto a su pequeña hermana, una chica que ha conocido en la escuela, el gato negro que antes fue el hermano de una de las víctimas y un zombi de buen corazón intentan detener a las brujas. Debe ser uno de los más grandes clásicos de Halloween, con una historia que encantó a los más pequeños y las actuaciones de Bette Midler, Kathy Najimi y Sara Jessica Parker como el trío de brujas.


Y también muy recordada es la serie del canal Nickelodeon “Sabrina, La Bruja Adolescente”, la cual está basada en una serie animada. Sabrina Spellman es en apariencia una chica común y corriente que vive con sus tías Hilda y Zelda. No obstante, ella proviene de una familia de magos y brujas, así que ella debe conciliar los problemas de un adolescente común con los de una bruja que comienza a aprender acerca de sus habilidades. “Sabrina, la Bruja Adolescente” se estrenó en 1996 terminó en 2003, siendo uno de los programas más exitoso de Nickelodeon y contando con muchos fans que crecieron con ella y aún recuerdan al gato Salem.


Buscando también interesar al público adolescente, pero esta vez por una veta distinta, la película de 1996 “The Craft” nos muestra a un grupo de adolescentes atractivas y con poderes mágicos. Una chica llamada Sarah con poderes psíquicos llega a una escuela nueva y es discriminada por sus compañeros. No obstante, es aceptada por un trío de chicas que usan ropa oscura y se dice que practican la brujería. Junto a sus nuevas amigas invocan a una entidad antigua llamada Manon, quien les da grandes poderes. No obstante, las cosas comienzan a salirse de control y sus nuevas amigas abusan de su poder, lo que lleva a Sarah a enfrentar un acoso mágico y la posibilidad de que ellas intenten atentar en contra suya o de sus seres queridos.


Pero la historia más importante y famosa acerca de un mago de los últimos años es sin duda la serie de novelas de “Harry Potter” de la escritora británica J. K. Rowling. Durante varias décadas antes de la aparición de “Harry Potter y la Piedra Filosofal” en 1997, el género de la fantasía parecía estar estancado en un solo paradigma determinado por lo hecho por Tolkien en  “El Señor de los Anillos”. Si bien teníamos historias diferentes como “Mundo Disco” de Terry Prattchet y “Canción de Hielo y Fuego” de George R. R. Martin, la verdad es que estábamos plagados por imitadores malos de Tolkien, cosa que cambia totalmente con Rowling. Ella crea un universo literario completo en el cual los magos existen en nuestro mundo moderno, como una especie de submundo mágico del que no nos damos cuenta pero que está ahí. En este contexto conocemos la historia de un chico huérfano llamado Harry Potter, quien ha perdido a sus padres debido a que un malvado brujo oscuro los mató e intentó hacer lo mismo con él, aunque falla y Harry se vuelve una leyenda. Así, a lo largo de siete libros los lectores fueron conociendo la historia de su protagonista, además de maravillarse ante este mundo mágico en el cual los brujos son educados en escuelas especiales como la afamada Hogwarts al que asiste Harry; o la forma en que los magos se organizan con un gobierno semejante al muggle, con un ministerio encargado del mundo mágico. El gran mérito de J.K. Rowling al escribir estos libros fue reconocer el público al que quería llegar y captarlo de forma inteligente; un fanático por lo general empezaba a leer el primer libro entre los 8 y 10 años, por lo que a medida que iba avanzando la serie, los personajes crecían junto al lector, viendo expresados sus propios conflictos en los libros. Otro detalle destacable es que Rowling tocó temas como la muerte, el abandono y el racismo de forma muy inteligente y elegante. La saga fue adaptada en su totalidad al cine, contando con 8 películas y el pronto estreno de un spin off.



Así, podríamos decir que la aparición de Harry Potter marca un hito en la definición del mago en la ficción, así como en su momento sucedió con el Merlín medieval, con Mandrake en los comic y con Gandalf. Sin embargo, en la década siguiente el mago y la bruja serían puesto cada vez más en situaciones cotidianas, siendo uno de los tópicos más comunes en la ficción infantil y juvenil.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario