martes, abril 26, 2016

Happy Alien Day


Hace treinta seis años, en las salas de cine de todo el mundo se estrenó una de las películas más aterradoras de la historia del cine, peleándose el primer lugar quizá con “El Exorcista”. No obstante, este film no hablaba de un terror sobrenatural, sino nos trasladaba al terreno de la ciencia ficción, el cual es el paramo en que lo posible toma forma fantástica. Esta película, que daría inicio a todo un universo que se ha expandido gracias comics, nuevas películas, juegos de video y novelas se ha transformado en parte de nuestro patrimonio cultural, siendo hoy, 26 de abril, el día en que celebramos a “Alien”

Cuando uno ve la película original cuesta creer que ya va a cumplir casi 40 años, pues ha sabido envejecer con una calidad que filmes modernos ya se la querrían. Esta película, que toma la tradición de las historias de monstruos espaciales que plagaron el género en los años 50’s, entre los que podemos nombrar “The Think from Another Word” (basada a su vez en el cuento de John W Cambell “Who Goes There?” de 1938) o “The Quatermass Experiment”, va mucho más allá de lo que se había hecho hasta el momento, presentándonos una historia oscura, aterradora, claustrofóbica y angustiante donde se puede sentir la desesperación, el calor y la humedad reinantes en la nave Nostromo.


Pero todo comenzó mucho antes si quiera que nuestro querido xenomorfo saliera del huevo. En la Universidad del Sur de California un grupo de estudiantes de cine realizan un film de ciencia ficción y comedia acerca de una nave que es infectada por un extraño extraterrestre. La cinta se llamó “Dark Star”, siendo sus realizadores nombres que comenzarían a sonarnos en los años siguientes, como Ron Cobb, Dan O’Bannon y John Carpenter. O’Bannon, luego de salir de la universidad, quiso hacer una revisión de la historia de “Dark Star”, pero esta vez sacándole toda comicidad y reemplazándola por terror. Es así como nace el germen de lo que sería “Alien”.


Tiempo después O’Bannon presenta su guión a varias productoras, estando a punto de firmar con el realizador de películas de bajo presupuesto de Roger Corman; no obstante, al final quienes se quedan con la historia son los estudios Brandywine, quienes funcionaban como subsidiaria de Fox. Ahí comenzaron las revisiones de la historia, agregándose detalles como el androide Ash y su trasfondo, mientras por su lado Fox parecía no estar interesada en financiar una película de ciencia ficción, pensando que se trataba de un género condenado a la serie B. Sólo un éxito de marca mayor como “Star Wars” - producido por la misma Fox – procuraría un renacimiento de la ciencia ficción y le daría una oportunidad a “Alien”.


Con un guión y un presupuesto modesto, aún faltaba el director que tradujera esto a imágenes, búsqueda que tuvo a varios profesionales en carpeta. No obstante, muchos leían el guión y pensaban que se trataba de una película más de monstruos de bajo presupuesto, cosa que cambió cuando se contactaron con el británico Ridley Scott, quien se dio cuenta de que lo que le estaban ofreciendo podía ser muy diferente a lo que se había hecho hasta ese momento en el cine de terror.


Así, lo siguiente fue buscar quién se hiciera cargo del diseño de este mundo futurista y siniestro, a lo cual O’Bannon tenía u nombre en mente. Durante el fallido intento por llevar al cine la saga de ciencia ficción “Dune” por parte de Alejandro Jodorowsky, Dan O´Bannon fue contactado para ser el guionista, mientras que los encargados de los diseños de la apariencia del film fueron el afamado dibujante Moebius y el artista plástico H. R. Giger. Fue el trabajo de este último el que le fue presentado a Scott, quien se dio cuenta que habían dado exactamente con lo que necesitaban, por lo que Giger es el padre estético del xenomorfo.


Así, ya con todo más o menos decidido y con el casting listo (Bolaji Badejo como el xenomorfo, Sigourney Weaver como Ripley, Iam Holm como Ash, John Hurt como Kane, entre otros), se rodó la película en catorce semanas, amoldándose al ajustado presupuesto que les entregó Fox y supliendo la carencia de dinero con talento e imaginación. Al final, la película se estrenó el 25 de mayo de 1979, anunciada antes por carteles que mostraban una especie de huevo con una siniestra luminiscencia verdosa y la leyenda: “En el espacio nadie puede oírte gritar”.


La gente que se sentó en los cines a ver una película de ciencia ficción más, nunca se esperó lo que se presentaría en la pantalla. Primero, a diferencia de “Star Wars”, acá se trataba de ciencia ficción dura, con varios detalles plausibles como el viaje de los astronautas en un sueño criogénico, el diseño de los androides o el siclo vital de la criatura. Por otro lado, el monstruo era aterrador en todas sus formas; desde esa araña que con patas semejantes a largos dedos que se adhiere a la cara del huésped (facehugger), o esa especie de serpiente que se abre paso desde la entrañas de la huésped (chestburster), hasta el xenomorfo adulto, una criatura que carece de ojos – se sacaron de su diseño para que fuera más inhumana –, con una doble mandíbula babeante y sangre altamente corrosiva. Por último, “Alien” se desmarca del cliché y nos presenta a una heroína que se muestra dura y que no necesita de ningún hombre para que la salve. Luego de vista la película, el público estaba aterrado y consternado, así que cuando salieron del cine hicieron correr la voz y “Alien” fue un éxito.


Hubo que esperar ocho años para que el universo de los xenomorfos se expandiera, ocurriendo esto con “Aliens” de 1986. Ahora bajo la dirección de James Cameron, quien ya había hecho sus palmares en el cine de ciencia ficción con “Terminator”, esta nueva película nos da más información acerca de la humanidad del futuro y de la criatura extraterrestre que atacó el Nostromo. Acá se clarifica perfectamente el ciclo de vida de xenomorfo – también se usa este nombre por primera vez – su sociedad semejante a la de nuestras termitas u hormigas, con una reina que es madre de todos y que necesita de otro seres vivos para incubar nueva generaciones de xenomorfos. Además, conocemos mejor a la compañía para la cual trabajaban los tripulantes del Nostromo: la corporación Weyland – Yutani, quienes saben mucho más acerca de estas criaturas alienígenas de lo que quieren admitir.


Luego de “Aliens” tendríamos “Alien3” en 1992 y “Alien: Resurrection” en 1997, las cuales agregan pocos elementos nuevos al universo de “Alien”, estando más que nada dedicados a mostrarnos la continuación de la lucha de Ellen Replay en contra de los xenomorfos; siendo ambas películas muy interesantes que respetan la ambientación establecida en la primera cinta. Después vendría el crossover entre los xenomorfos y otra raza de alienígenas, siendo estos los cazadores yuatja, más conocidos como predators, siendo dos películas que la verdad fueron sólo una treta para provocar orgasmos en los fanboys. Lo  último que hemos visto fue la precuela “Prometheus”, que terminó siendo una engorrosa y confusa historia en que se intenta conocer el origen de la vida en la tierra y donde el xenomorfo sólo aparece al final. Pero la saga no se ha acabado, pues ya tenemos anunciada para el próximo año “Alien: Covenant”, la cual promete esclarecer todo el enredo de “Prometheus”, y “Alien 5” que retomaría la historia de Replay.


Ahora, si los filmes no son suficientes, hay novelizaciones de cada una de las películas, además de 15 novelas independientes que nos muestran nuevas miradas acerca de los xenomorfos. También tenemos los comics, entre los que encontramos varios crossover interesantes con personajes como Predator, Terminator, Batman, Linterna Verde y Superman. Y no podemos dejar de mencionar los videojuegos, que han tenido una calidad variable en sus diferentes entregas. El último juego, y uno que ha recibido muy buena críticas, es “Alien: Isolation”, el cual rescata muy bien el ambiente de las películas originales.


La saga de Alien se destaca por ser muy influyente en cuanto al cine de terror y ciencia ficción, siendo inspiración para muchas otras cintas que vinieron luego. “The Think” de John Carpenter, “Mimic” de Guillermo del Toro son sólo algunos de los ejemplos de filmes que se alimentaron de “Alien”; así como también podemos nombrar videojuegos como “Metroid” y “Chrono Trigger”. Por otro lado, las fuentes de inspiración de los creadores de la saga son variadas. Entre los referentes de “Alien” uno de los más obvios es la novela de H. P. Lovecraft “En las Montañas de la Locura”, las películas de terror con monstruos espaciales de los 50’s y 60’s, una de los arcos argumentales de la serie “Doctor Who” de 1975 llamado “The Ark in the Space” y la película “Tiburón”, lo cual es más patente gracias a la anécdota de que Dan O’Bannon vendía su guión a la productoras describiéndolo como “Tiburón en el espacio”.


Antes de terminar, un detalle simpático: Hoy se celebra el Alien Day, el cual nos invita a repasar esta maravillosa saga, pero contrario a lo que muchos puedan pensar, la elección de esta fecha no responde a la conmemoración de un hito en la saga, sino a un rebuscado juego hecho por los fanáticos. En inglés, la fecha 26 de abril se puede escribir como 4/26, lo que podemos transformar en 426. El planetoide desde donde recibe la llamada de auxilio la nave Nostromo y en el cual se encuentran con los huevos de xenomorfo se llamaba LV 426, perteneciente al sistema extrasolar Zeta II Reticuli.



Hay clásicos que estamos obligados a ver alguna vez en nuestras vidas para decir que somos entendidos en cine, pudiendo nombrarse entre ellos “Lo que el Veinto se Llevó”, “Lawrence de Arabia” o “El Ciudadano Kane”. Dentro de este selecto grupo, una de ellos es “Alien”, pues se trata de una película aterradora, compleja y capaz de leerse en muchos niveles. Tiene un montón de guiños literarios, como que Nostromo es el nombre de una novela de Joseph Konrad, más conocido por ser autor de “El Corazón de las Tinieblas”; o porque sus androides hacen son la perfecta encarnación de las ideas de Asimov acerca de las Tres Leyes de la Robótica. Por otro lado, también se ha hecho notar las diferentes alegorías sexuales con que cuenta la película, con cosas que meten parásitos a los cuerpos de los humanos en un procedimiento que sospechosamente nos recuerda a una violación oral. Pero por sobre todo, lo más impresionante de estas cintas es que lograron ser visceralmente aterradoras, algo que muy pocas veces se consigue. Por esto, “Alien” debe ser considerada como una obra fundamental del cine en general, por lo que se ha hecho meritoria por lejos de contar con un día que celebre su genialidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario