miércoles, mayo 11, 2016

"Batman v Superman" o el Festín de los Fanboys


Creo que ya ha pasado un tiempo prudente como para hablar de la película “Batman v Superman: Dawn of Justice” sin spolear a nadie. No obstante, si aún no has visto la cinta te advierto desde ya que hablaré de varios aspectos del argumento, así que te recomiendo que no sigas leyendo.

Antes de empezar con el meollo del asunto, creo que debemos explicar un concepto del que he hablado en otros artículos pero que igual nos servirá en este momento para entender de qué va todo esto. Un fanboy (nombre científico Stultus Fan Hystericus) es un sujeto que piensa que su afición por algo es un asunto de trinchera, pues la obra que él admira (ya sea de cine, televisión o literaria) es la culminación del arte universal y después de ella nada vale la pena, por lo que cualquier cosa que ose competir con el objeto de su veneración debe desaparecer y ser combatido con el mayor ahínco. Por otro lado, si aparece algo relacionado con aquello de lo que son fan y esto no cuadra con la idea que tiene él acerca de cómo debía ser también debe ser combatido con vehemencia (obviamente porque los fanboys son los únicos en tener claro cómo deben ser las cosas y cualquier otra mirada es apócrifa).


No recuerdo que una película de superhéroes haya creado antes tantas expectativas y un ambiente tan hostil como “Batman v Superman:…”. Quizá esto se deba a que su predecesora, “El Hombre de Acero”, causó cierta polémica por el hecho de que el nuevo Superman se alejaba del arquetipo casi caricaturesco del boy scout que se había instalado en la mente de quienes creen saber todo del género, pero en su vida han siquiera hojeado un comic. Hace mucho tiempo que el Superman simplón y plano, tan característico de la era de plata del comic en los 50’s y 60’s, había madurado, teniendo conflictos acerca del gran poder que posee y tener que lidiar en todo momento con la tentación de volverse un semidiós tirano.


Luego, cuando ya estaba confirmado el proyecto y comenzamos a conocer al reparto, es que los fanboys hicieron su primera aparición. Los primeros fueron los que tienen a Batman en un pedestal y que reclamaron porque habían elegido a Ben Affleck como el nuevo Encapuchado, pues muchos seguían teniendo la esperanza de Christian Bale retomara el papel. Las justificaciones para lo anterior es que Affleck ya había encarnado a un superhéroe y no podía hacer a otro; además que la película había sido mala por culpa de él, olvidándose que “Daredevil” tuvo un mal guión que intentó adaptar todo lo que Frank Miller había hecho cuando trabajó en el comic de Daredevil en una película de 1 hora con 45.


Después se presentó a Gal Gadot, la actriz elegida para encarnar a Wonder Woman, y nuevamente hubo reclamos, aunque esta vez la razón de fondo no tenía nada que ver con su calidad como actriz. Resulta que esta actriz y modelo israelí, quien fue elegida miss Israel en 2004 y cuya belleza es innegable, no le parecía apropiada a algunos por la muy importante razón de tener el busto muy pequeño. En el caso de la Mujer Maravilla – uno de tres grandes de DC, elegida ícono del feminismo en los 60’s y cuyo poder puede equipararse al mismo Superman – lo más importante para fanboy es que fuera como en los dibujos y tuviera tetas enormes. Debo reconocer que Gal Gadot se ganó todo mi respeto cuando contestó a estas críticas así: “No sé que se quejan. Las verdaderas amazonas se extirpaban un seno para que no les molestara cuando usaban el arco”.


Así continuó la larga espera por ver al fin a los más grandes superhéroes de DC comic juntos en la pantalla grande, lo cual daría el puntapié inicial a un nuevo universo cinematográfico, con varias películas anunciadas desde ya. La película se estrenó el pasado mes y desde el principio parecía que algo raro pasaba, las críticas eran algo ambiguas o malas de frentón y los fans desesperaron, llegando la hora para que otros fanboys hicieran de las suyas.
Pero hablemos realmente de la película, que si bien tienen varios baches y problemas, no es para nada el bodrio que muchos quieren presentarnos. Aquello que los fanboys tanto habían reclamado durante el rodaje fue lo mejor de la película. Affleck nos presenta a un Batman que lleva ya dos décadas luchando contra el crimen, que tiene todo un historial de pérdidas (la muestra es el traje de Robin que vemos en una de las escenas) y que no confía en este extraterrestre recién llegado que parece contar con suficiente poder como para ser imparable. Luego, cuando vemos a Affleck en acción con la capucha, es imposible no sentir que estamos jugando alguno de los títulos de la serie “Arkham”, siendo un luchador duro que no teme en derramar sangre de ser necesario. Por su lado, Gal Gadot, a pesar de de ser menos participativa en el film que sus contrapartes masculinas, jugando a la chica misteriosa en la mayoría de sus apariciones, disipa cualquier duda en el momento en que se calza la armadura y aparece para salvar el día. Godot se ve bien como Wonder Woman, estilando poder y belleza, que son las principales características del personaje. La verdad es que tengo muchas ganas de verla en la película de Wonder Woman.


En cuanto a Superman, que es el que más dividido tiene  a los entendidos, me sigue gustando. Dicen que carece de carisma, pero yo no lo veo así, sino que es muy diferente a la imagen clásica que nos legó Christopher Reeve, que es el parámetro con el cual todavía se mide al personaje. Este Superman no está para defender la verdad, la justicia y el estilo de vida americano, sino que busca ayudar a la gente, así de simple. Se trata de un granjero con buenas intenciones, pero que siente dudas acerca de lo que hace, con tipos que lo compara con un dios, mientras que otros le temen, además del Murcielago de Gotham, que a pesar de estar teóricamente en su mismo bando, se encuentra en las antípodas ideológicas acerca de lo que debe hacer y cómo debe actuar un héroe. Me gusta este Superman más humano.


Ahora, los puntos bajos del film son principalmente los agujeros que tiene en el argumento, los cuales hace que la película avance entre baches, con demasiadas cosas que están pasando entre bambalinas y que tenemos que asumir para rellenar los vacíos. Me gusta que una película de superhéroes busque darle complejidad a su argumento, pero esto no quiere decir que deje un montón de cosas en el aire para que el público las cree por su cuenta, pues cada persona entiende lo que quiere y cómo quiere. Ahora se dice que la versión original del director contaba con 4 horas, cosa que Warner no aceptó porque significaba tener menos funciones diarias, así que es muy posible que al editarla para que quedara en 2 horas y media quedaran esas lagunas.


Por otro lado, uno de sus puntos fuertes puede también ser una de sus debilidades. No quiero ser contradictorio, pero me explico. Todos los fanáticos de los comics amamos que se incluyan referencias directas a estos en las películas, existiendo una especie de competencia por descubrir todos esos “easter eggs”. El problema es que acá estos detalles son indispensables para entender la historia, como el sueño de Bruce Wayne, que está lleno de referencia a Darkseid y una aparición de Flash que el público que sólo sabe de los superhéroes por el cine no entendió.


En cuanto a los personajes secundarios, creo que acá el que más aporta es Jeremy Irons como Alfred, quien nos presenta a un mayordomo de humor ácido que cumple la función de ser la consciencia de Bruce Wayne. Por el otro lado, tenemos a Lois Lane, nuevamente interpretada por Amy Adams, que luego de un comienzo muy prometedor en “El Hombre de Acero”, en esta cinta no tiene casi ninguna trascendencia, siendo la mayor parte del tiempo la doncella en peligro.


Y cómo siempre debemos hacer mención al villano, siendo en este caso el archiconocido Lex Luthor, encarnado Jesse Eisenberg, quien no es un mal actor, pero cuya encarnación de Luthor no me gustó. Ahora, eso del gusto es muy subjetivo, pues me es más cercano el hombre de negocios Lex Luthor: frío, calculador y encantador, no llegando a acostumbrarme a esta versión algo psicótica del némesis de Superman. No obstante, creo que lo peor son sus motivaciones y plan, pues no quedan del todo claros. Es obvio que siente odio por Superman, pero ¿Por qué? ¿Sólo porque quiere demostrar que los dioses son malos? ¿Cómo descubrió la identidad secreta de Superman para dar con su madre? ¿Por qué pedirle que mate a Batman? ¿Sabía que éste es Bruce Wayne? Demasiadas preguntas.


Y tenemos a Doomsday, al cual se le cambia el origen que nos relata los comic y también tiene un aspecto algo distinto. Sin embargo, los reclamos acerca de lo anterior me parecen nuevamente lloriqueos de fanboys, porque no se podía incluir a Doomsday tal cual como aparece en las páginas de “La Muerte de Superman” sin agregar otro arco que hubiera vuelto el film muy confuso. Además, seamos sinceros, Doomsday no es nada más que un bruto con el poder necesario como para matar a Superman. En el momento que fue creado, por allá por los 90’s, se trataba de una forma de remecer al público acerca de la poca atención que estaba recibiendo la publicación semanal de Superman, por eso lo mataron. De haber sido de otra forma, Doomsday no hubiera pasado de ser el monstruo de la semana. Tuvieron que hacer otros comics posteriores para darle mayor trasfondo a este personaje.


Y eso nos lleva a otro reclamo, pues muchos se han horrorizado ante la osadía del director Zack Snyder de tomar dos historias emblemáticas como “El Regreso del Caballero Oscuro” y “La Muerte de Superman” y juntarlas en una sola película. No obstante, la verdad es que lo que hizo Snyder fue sólo tomar algunos aspectos de ambas historias, los mezcló y creó algo diferente. El “Regreso del Caballero Oscuro” sólo sirvió de inspiración para la pelea entre Batman y Superman y algunos easter eggs, mientras que de “La Muerte de Superman” sacan el final y nada más. Cuando escucho o leo acerca de lo “blasfema” que es esta película al atreverse si quiera a tomar una pequeña parte de estas historias cuasi sagradas me cuesta evitar reír.


Y llegamos a un tema que quizás a estas alturas estaban echando de menos. Me refiero al vergonzoso asunto de “Martha”; y no lo llamo vergonzoso porque lo sea, sino por la miríada de memes y las críticas que la toman como la clave para decir que la película es mala. La verdad es que se ha exagerado demasiado esto, pues a mí me parece que tiene todo sentido. Bruce Wayne está empecinado en matar a Superman debido a sus prejuicios y desconfianza, necesitándose un detalle que le hiciera gatillo en la cabeza para que se diera cuenta de que el kriptoniano no es una amenaza. De hecho, no es la casualidad de que sus madres tuvieran el mismo nombre lo que hace recapacitar a Bruce, sino el hecho de que Clark Kent esté ahí luchando para salvarla. Todas las risas y chistes supuestamente ingeniosos que se han hecho al respecto sencillamente demuestran el poco entendimiento de algunos que vieron la película (no quiero decir estupidez porque repito mucho esa palabra y me vuelvo redundante).


Y hubo críticas terribles, burlas y murmuraciones mal intencionadas. “Rotten Tomatous” le dio apenas una calificación del 27%, un punto por sobre un bodrio como “Linterna Verde” (2011) y muy por debajo de la fallida “Superman Returns” (76%). Se ha dicho que el Universo Cinematográfico de DC va a ser abortado, que Zack Snyder no debería nunca más hacer una película de superhéroes porque no sabe nada de nada y un montón de cosas más. Snyder tiene una carrera que ha tenido puntos bajos, como la segunda parte de “300” y “Sucker Punch”, pero fue quien dio vida a “Watchmen”, una película que nos muestra de muy buena forma la mejor historia de superhéroes jamás escrita, así que decir que es un mal director es sólo una muestra de la histeria que sufren los fanboys. Por otro lado, aunque a muchos les traería una gran alegría que no entiendo, Warner no va a echarse atrás con las películas que tiene planeadas, pues “BvS” no fue un descalabro económico ni mucho menos, por lo que tendremos DC Universe para rato.


Ahora, creo que está bien si la película no te gustó, estás en todo tu derecho, pero si tu justificación para esto es pueril, entonces no esperes ser tomado en serio. Cuando reclaman porque el nuevo Batman no es como el de Christian Bale o el de Keaton, reclaman que Superman es muy bueno o malo para sus gustos, que Gal Godot tiene poca delantera, que la película es muy seria y oscura (o sea que no es como las de Marvel/Disney) o el ya consabido “Martha”, sencillamente tu crítica se vuelve un lloriqueo sin sentido. Y también están todos esos fanboys del Universo Cinematográfico Marvel, que con suerte han tomado un comic, y que se solazan en el supuesto fracaso del rival. La verdad es que no les entiendo, porque qué mejor que se creen nuevos referentes que obliguen a la exitosa Marvel a mantener su excelente calidad y a continuar innovando. Ojalá no sólo pudiéramos ver películas de Marvel o DC, sino también de Image, de Dark Horse, de Dynamite y de muchas editoriales que hoy son desconocidas lamentablemente para el público en general.


Así, el estreno de “Batman v Superman: Dawn of Justice” dejó a la vista esa deplorable moda de atrincherarse y defender posturas insostenibles que existe entre los fanáticos. No se trata una maravilla de película, pero bajo ningún punto de vista la calamidad que algunos quieren imponer en la opinión colectiva. He visto algunas listas que la incluyen entre las diez peores películas de  superhéroes de la historia, cosa que despierta el viejo cascarrabias que llevo por dentro (cada vez a menos profundidad) y pienso que son mocosos que creen que el cine superheroico empezó hace 15 años.


En fin, les invito a revisar la película y a juzgarla en su justa medida, olvidándose de los cacareos de fanáticos histéricos, pues al fin y al cabo es sólo una película y pareciera que se ha transformado en la chispa para que se declare la guerra entre fanboys.

Antes de terminar, les dejo el link de unos artículos que escribí acerca de la historia de las adaptaciones de comic a otros medios, por si a alguien le interesa conocer cuáles film son reconocidos como los mejores y cuáles son una mierda. Al final de cada capítulo hay un enlace al siguiente, así que es fácil seguirlos.

5 comentarios:

  1. Demasiado laaaargo. Mucho rollo. Termine por darme porvencido y no lei toda la nota...de hueva !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento. Para la próxima la hago más corta

      Eliminar
  2. buena nota!! justo mi pensar!!
    me gusto la pelicula .. fue mucho mejor que lo que la critica (que parecieran puros fanboys) aplastó .. no fue perfecta y tuvo partes tediosas y confusas .. pero fuera de eso me encanto!!

    ResponderEliminar
  3. La fui a ver 5 veces al cine con eso te digo todo.

    ResponderEliminar