martes, mayo 17, 2016

"Capitán América: Civil War" Lo que pudo ser y no fue


La semana pasada hice un análisis y crítica de la película “Batman v Superman: Dawn of Justice”, lo cual obviamente incide en mi decisión de revisar también “Capitán América: Civil War”, así que veamos qué nos trae Marvel Studios con su nueva cinta. Como es menester en este tipo de artículo, habrá spoiler, así que si aún no has ido a verla al cine y no quieres que te adelanten nada, te aconsejo que no continúes leyendo.

No obstante, antes de entrar en terreno debo decir algunas cosas. La reseña de BvS me sorprendió mucho, ya que ha sido por lejos el artículo más leído de este blog, por lo que les agradezco a todos los que se dieron el tiempo de leerlo y espero que les haya parecido interesante. Sin embargo, también debo ofrecer disculpas, pues hubo un par de errores de escritura, como que el apellido de la actriz que encarna a Wonder Woman es Gadot y Godot o que es Wonder y no Wander. En verdad siento mucho que ocurra esto, pero soy despistado por naturaleza y esto muchas veces me juega malas pasadas. Por otro lado, también estoy consciente de que el artículo anterior fue un poco largo, pero la verdad es que tenía muchas cosas que decir acerca del tema, por lo que trataré de sintetizar un poco más mis comentarios. Sin nada más que agregar, comencemos.


“Capitán América: Civil War” la verdad es que me ha dejado con una gran contradicción en la cabeza luego de verla. En primer lugar creo que es una buena película, aunque no la perfección encarnada que muchos han declarado. La historia esta medianamente bien armada, sin muchos sobresaltos en su guión, por lo que tiene un muy buen ritmo narrativo. Además, tiene la ventaja que trabaja sobre un universo cinematográfico establecido, donde no tienen que explicarnos tantas cosas para ponernos en el contexto de lo que está ocurriendo. Por lo anterior, no tiene demasiados huecos en la trama ni recurre a cosas que suceden mágicamente para hacer avanzar la historia, aunque tenemos un par de excepciones, como que en el mismo lapso de tiempo en que el Capitán América y el Soldado de Invierno viajan en jet a Siberia, Tony Stark lleva a Rhodey a que sea atendido medicamente y le hagan un scaner, le saca en cara cosas a Vision y a la Viuda Negra, va una cárcel en medio del océano, habla con Secretario Ross, con Hawkaye y con Falcon para luego viajar a Siberia y llegar a penas 10 minutos después que el Capitán y Bucky. También está la forma en que Stark descubre la identidad secreta de Spider-Man, cosa que ocurre porque es Iron Man y debemos asumir que su tecnología lo puede todo. No obstante, lo de la aparición de Spider-Man lo trataré con más detención luego, pues hay más que acotar.


Otro detalle que me gustó mucho fue la acción, la cual mezcla perfectamente la animación CGI con coreografías de pelea, lo que hace que se vea muy real. Esto ya lo habíamos visto en “Capitán América: Soldado de Invierno”, la cual es de los mismos directores, los hermanos Russo, quienes se han transformado en las estrellas de Marvel Studios (¡pobre Joss Whedon!) y ya están confirmados como los directores de las próximas dos cintas de los Vengadores que nadie sabe cómo se llamarán. En este apartado una nota alta se la lleva el Robert Downey Jr. veinteañero, el cual se ve muy bien. Podrían haber buscado a cualquier actor joven que se pareciera e hiciera de Tony Stark joven, pero lo que hicieron les quedó excelente y demuestra que con cuidado el CGI funciona bien.

Así se veía Downey Jr. a los 20. Compárenlo
En cuanto a las actuaciones, la cosa era en general carrera corrida. El 80% del elenco ya lleva a lo menos dos películas con sus personajes, por lo que los han interiorizado muy bien. Quizá el caso más patente es el de Downey Jr., quien se ha mimetizado totalmente con Tony Stark, pero también Chris Evan y el resto están tan compenetrados con sus alter egos superheroicos que no nos cuesta creer en sus interpretaciones. En cuanto a los nuevos personajes, Black Panther y Spider-Man, los actores Chadwick Boseman y Tom Holland respectivamente hacen un muy buen trabajo con ellos. Boseman nos muestra a T’Challa como un superhéroe poderoso y con un aire de dignidad propio del rey que es; en cuanto al Peter Parker de Holland, por fin tenemos a alguien que está a la altura del personaje, ya que sus encarnaciones anteriores no fueron las mejores. Sin embargo, quizá al que se le dio menos importancia, aunque su fichaje en el Universo Cinematográfico Marvel (UCM) fue muy bullado, es a Martin Freeman, quien encarna Everett K. Ross, personaje que seguramente tomará mayor protagonismo cuando se haga la película de Black Panther.


Pero el punto bajo de la película es uno que muchos han indicado y este es el villano. El Heltmut Zemo que nos muestran en la película no es nada más que otro malo genérico que se desentiende completamente de la versión del comic para presentarnos este padre dolido/criminal de guerra (dirigía un escuadrón de la muerte) que crea un plan sumamente rebuscado para acabar con los Vengadores. Lo mismo que hicieron con el Mandarín en “Iron Man 3” es lo que le pasa al Barón Zemo en esta película; o sea, toman un villano genial en las páginas del comic y lo vuelven en una caricatura aburrida.

Les presento al Barón Helmut Zemo
Ahora, si hacemos raya para la suma, con todo lo que dije antes tenemos el veredicto que adelanté: la película es buena. No es la mejor película de superhéroes, tampoco la mejor película de Marvel Studios (las dos anteriores del Capitán América son mucho mejores), pero sigue siendo un film entretenido que cuadra a la perfección con el estándar de películas presentado hasta ahora para este universo fílmico. Sin embargo, a pesar de todo lo que dije, está película es una pésima adaptación al comic en que supuestamente se inspira.


“Civil War” es un crossover de todo el universo superheroico de la Casa de las Ideas que apareció en 2006, escrito por Mark Millard y dibujado por Steve McNiven. La historia a grandes rasgos nos cuenta cómo un grupo de superhéroes novatos que gravaban un reality show provocan una explosión en la ciudad de Standford, Connecticut, matando a 600 personas, entre ellas 60 niños de una escuela. Es por ello que el gobierno de Estados Unidos, debido a la presión de la opinión pública, decide crear un registro de superhéroes y hacer públicas las identidades secretas de estos. Se arman dos bandos, los pro-registro encabezados por Iron Man, y los contrarios guiados por Capitán América. Hay muchos enfrentamientos de distinto nivel y hechos importantes, como cuando Spider-Man es convencido (manipulado) por Tony Stark y termina haciendo pública su identidad secreta, así como el enfrentamiento entre Sue Storm y Mr. Fantástico debido a la ley de registro y que casi les lleva al divorcio. Al avanzar la historia los rebeldes se vuelven más extremos, llegando a actuar como terroristas, mientras que Stark y sus chicos terminan siendo unos fascistas recalcitrantes. La guerra saca lo peor de cada uno y el final de ella es dramático, con grandes pérdidas en cada bando y la destrucción del centro de Nueva York.


De lo anterior, la película de Marvel Studios sólo toma el nombre y el hecho de que sus personajes se dividen en dos bandos liderados por el Capitán América e Iron Man, pero nada más. Se trata de una versión descafeinada, con un accidente mucho menor que detona el intento de control a los superhéroes y que ocurre en un país africano, pues hablar de muertes en Estados Unidos es aún delicado (el comic causó polémica en su momento por lo del 11S y porque había en él una crítica velada a las medidas de Bush para luchar contra el terrorismo). Ahora, se entiende que no es posible hacer la misma historia que en el comic, principalmente porque en el UCM hay muchos menos superhéroes que en los comics, no existen las identidades secretas y S.H.I.E.L.D – que juega un papel importante en el comic – acá ya no existe; pero por lo menos podrían haber rescatado el espíritu de una guerra civil, donde los personajes son llevados a actuar de manera extrema y los enfrentamientos son dramáticos, con mucha inquina entre los bandos. Por el contrario, en la famosa pelea del aeropuerto todo el mundo dice frases “chistosas” en vez de pelear de verdad. La mejor definición para esto la escuché en un canal de youtuve en que la compararon con una pelea de almohadas en una pijamada.


Y está el tema de Spider-Man. Durante varios meses Marvel Studios negoció con Sony (dueños de los derechos cinematográficos del Trepamuros) para incluirlo en esta película, principalmente debido al importante papel que tiene en la historia de “Civil War”. No obstante, su inclusión en la cinta es a la fuerza y no tiene ninguna importancia en la historia. Ya hablé acerca de el mágico descubrimiento de Stark acerca de quién es Spider-Man, lo cual es seguido por una aparición en que pelea fenomenalmente, Tom Holland actúa muy bien, pero queda claro que lo incluyeron sólo para hacer que los fanboys tuvieran orgasmos, darle su parte de las regalías a Sony y hacer una escena post créditos. Ahora, en una nota aparte,  se han hecho muchas bromas por lo guapa y joven que se ve la tía May (encarnada por Marisa Tomei, quien tiene 51 años), pero creo que ella está bien; hoy las mujeres maduras cuidan su aspecto y el look ancianita de la May del comic es anacrónico.


Resumiendo, “Capitán América: Civil War” pierda la oportunidad de hacer algo más estremecedor y osado, agregándole dramatismo sólo en la batalla final entre Iron Man y la pareja Capitán América/Bucky, pero sin tener consecuencias graves, pues terminan con todos como amigos que se han separado por malos entendidos. Y es que Marvel Studios tiene dos obstáculos insalvables que le impiden presentarnos una verdadera “Civil War”. El primero es no poder contar con los personajes que se encuentran en manos de otras productoras y que hubieran sido un gran aporte a la historia. Pero el principal problema es Marvel Studios y Disney en sí, que no quicieron darle un poco más de dramatismo porque prefieren seguir con la fórmula que les ha dado réditos hasta ahora, la cual en algún momento se gastará… aunque con los fanboys es difícil que esto ocurra.


Si la película se hubiera llamado “Capitán América 3: Mi Amor por Bucky” o algo así, hubiera tenido muy pocas cosas que objetarle, pero se llama “Civil War”, y eso le juega en contra, porque no cumple ni siquiera con mantener espíritu del comic. Ahora bien, mi reclamo es muy solitario, porque a la gente que no conoce la historia original les pareció una maravilla, lo cual es válido, pues la película apunta a un público más general, más allá de los lectores de comics.
Así, como en su momento fue “V de Vendetta”, estamos ante una buena película que es una terrible adaptación. Ahora nos queda esperar lo que nos depara este jueves “X-Men: Apocalipsis”, la cual viene precedida por malas críticas… aunque a estas alturas nadie cree en ellas. Así que acá trataré de hacer una review de la película de los mutantes lo más imparcial posible, porque a mí Disney no me paga… aunque un dinerillo extra siempre es bienvenido y me puede hacer cambiar de opinión.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario