miércoles, junio 01, 2016

X-Men: Apocalipsis. Otra Víctima de la Crítica


La tercera película dedicada a un equipo de superhéroes de este año fue “X-Men: Apocalipsis”, con la que cerramos un mes bastante movido en cuanto a cine de superhéroes, con mucha polémica y acusaciones varias. Por ello, hoy echaremos una mirada a lo que nos deja el último filme de los mutantes.
Como en las anteriores reseñas, antes de que sigas leyendo te advierto que a continuación te encontrarás con spoiler, por lo que si no has visto aún la película, te recomiendo que no sigas leyendo.

Luego de la trilogía original de X-Men, la cual terminó con una desastrosa aparición de Fénix, se ha intentado dar nuevos bríos a la franquicia de los mutantes. Fox (dueños de los derechos cinematográficos) aprovechó la popularidad de Wolverine en dos películas que fueron recibidas de manera tibia por los fanáticos, así que se han jugado las cartas por una trilogía de precuelas que se inspiran en famosas historias del comic y que nos trasladan a décadas y momentos claves de la historia del final del siglo XX. “X-Men: First Class” nos lleva a la crisis de los misiles de Cuba que casi desata la Tercera Guerra Mundial, “X-Men: Days of the Future Past” nos muestra los acuerdos de París que pusieron fin a la Guerra de Vietnam. Sin embargo, ahora le tocaba a los 80’s, y en esta ocasión no hay ningún hecho importante como trasfondo a la historia, sino que sólo la moda de la época.


10 años después de los hechos de “Days of the Future Past” el mundo ha asumido la existencia de los mutantes y existe una especie de tensa paz, todo esto inspirado por la imagen de Mystique salvando a Nixon de Magneto, lo cual la ha transformado en una heroína y símbolo de la esperanza en los mutantes. Por su parte, Magneto se ha retirado del activismo extremo pro mutante y vive en Polonia como un simple obrero de una empresa metalúrgica, contando ahora con una familia compuesta por su esposa humana y una hija que ha heredado el gen mutante, siendo su poder el control animal. Al mismo tiempo, el proyecto de escuela para chicos mutantes de Charles Xavier ha tomado forma y cuenta con varios estudiantes, entre los que vemos a una joven Jean Grey, así como un Cyclops al que recién le han despertados sus poderes y a Nightcrawler, quien es rescatado por Mystique de peleas clandestinas de mutantes en Alemania del Este. Pero en este ambiente de precaria paz algo ocurrirá que pondrá todo nuevamente de cabeza y será la llegada de un mutante del lejano pasado.


El primer mutante registrado por la historia apareció en el antiguo Egipto, siendo llamado En Sabah Nur, quien fue adorado como un dios y era capaz de transportar su consciencia al cuerpo de otros mutantes, lo que le ha permitido asimilar sus poderes. No obstante, una revuelta entre los humanos Provoca que En Sabah Nur quede atrapado durante milenios bajo toneladas de rocas hasta que en 1983 es liberado y está dispuesto a desatar el caos y la destrucción sobre el mundo para volver a ser su dios gobernante. Esto es a groso modo lo que nos plantea “X-Men: Apocalipsis”.



En la película hay una escena en que los jóvenes mutantes van saliendo del estreno de “El Regreso del Jedi” y comentan, a manera de chiste autorreferente, que las terceras partes siempre son las peores, lo cual por desgracia acá resulta ser cierto. Ahora, esto no quiere decir que la película sea mala ni aburrida, sino que sencillamente en comparación a sus dos predecesoras es la más baja. Por un lado, está el tema de las expectativas, las cuales habían quedado por los cielos cuando se supo que en esta cinta el malo de turno sería Apocalipsis, uno de los villanos más poderosos al que han tenido que enfrentar los mutantes de Xavier; pero cuando se publicaron las primeras imágenes de la apariencia de Apocalipsis las dudas comenzaron a aparecer a la par que las bromas. El problema no es el actor, como muchos han dicho, pues Oscar Isaac ha demostrado ser muy talentoso, sólo que no se amolda físicamente al personaje, cosa que se puede solucionar, aunque de ello hablaré luego.



El resto del reparto es en su mayoría el que ya venía apareciendo en las últimas dos películas anteriores (más un extenso cameo de Hugh Jackman interpretando a  Wolverine) los cuales ya se han probado con sus personajes, por lo que el público los identifica fácilmente. A ellos se suman tres actores nuevos: Sophie Turner (la guapa pelirroja de GoT) como Jean Grey, Tye Sheridan como Scott Summers y Kodi Smith-McPhee como Nighcrawler. En general las nuevas contrataciones hacen un trabajo correcto sin ser descollante, aunque recién le están tomando la mano al personaje  y me parece que aún tienen mucho que desarrollar en su interpretación. No obstante, dos miembros del cast son los que más me llamaron la atención: Evan Peter como Quicksilver nuevamente se roba la película y crea una versión mucho más atractiva que las que nos presentó Disney en “La Era de Ultron”, así como Olivia Munn quien no puede parecerse más a Psylocke; es una pena que se haya sacado tan poco provecho del personaje y a esta actriz.



En cuanto a lo fílmico, la película tiene varios detalles interesantes, con buenas secuencias de acción y escenas muy logradas. A mí en especial me llamó la atención el momento en que Apocalipsis usa a Xavier para provocar que las bombas nucleares de todo el planeta fueran disparadas. La composición de las imágenes, el cameo de Stan Lee, el monologo de Apocalipsis y la 7a Sinfonía de fondo encajan a la perfección. Sin embargo, por ahí he leído varias quejas acerca de lo poco ochentera de la ambientación y la verdad es que no estoy de acuerdo, pues yo conocí esa década de primera mano y la evoqué con las imágenes de la película. Ver a Charles Xavier vestido al estilo Don Johnson de Miami Vice o a Nightcrawler con una chaqueta muy parecida a la que usa Michael Jackson en Beat it la verdad es casi tan ochentero como las hombreras.



Ahora, los puntos bajos de esta película son los mismos que siempre han tenido las de los X-Men, siendo el principal esa manía de mostrar un montón de personajes en pantalla que al final no tienen mayor relevancia en la historia. He dicho que Olivia Munn se ve espectacular como Psylocke, pero apenas dijo tres frases, Arcángel es sólo un rubio con alas que le tiene bronca a Nightcrawler, y Jubilee, la más maltratada de todos, ha tenido tres versiones distintas a lo largo de la saga y ninguna de ellas ha pasado de ser la chica oriental que aparece sólo para crear expectativas en los fans que no serán satisfechas.
Contrario a todo lo anterior las películas de los X-Men siempre se concentra principalmente en un sólo personaje. En la mayoría de las películas ha sido Wolverine el centro dramático de las historia y el resto de los personajes son complemento, sin tener mayor trascendencia; mientras que en las dos últimas este protagonismo se lo ha disputado  Mystique. Ahora, lo de Wolverine se dio porque es el personaje más popular de los comic de X-Men desde mucho antes de la aparición de las películas, siendo esto acrecentado por la excelente interpretación de Hugh Jackman. Por su parte, lo de Mystique es sencillamente para darle mayor peso a la actriz de moda Jennifer Lawrence, quien en esta película se transforma en la Katniss Averdeen mutante.



Por otro lado ¿Qué crema anti envejecimiento usan en el mundo de X-Men? Magneto es un sobreviviente del Holocausto que para esa época a lo menos debería tener 50 años, Charles Xavier debería ser sólo un poco menor, así como Hank McCoy debería rondar la medianía de los cuarentas y  Quicksilver se acerca a la treintena. Sólo Mystique tiene justificación para verse tan bien porque ella puede tener la apariencia que le dé la gana. De hecho, paradojalmente, el que cada vez se ve más viejo es Hugh Jackman, quien quizá ya para esta película debería haber entregado la posta a alguien más joven. Y no es que Jackman haya perdido la magia, pues será muy difícil encontrar un actor que cuadre tan bien con el personaje, pero es obvio que la franquicia se está reiniciando y la inclusión de un nuevo Wolverine en esta película podría evitar uno de los tantos problemas de continuidad que tiene la saga de los mutantes, pues se acoplaría mejor en futuros filmes con los nuevos actores.
Lo otro que me molesta es la apariencia de algunos personajes. Es obvio que En Sabah Nur es muy diferente a la imponente estampa de más de 2 metros que vemos en las páginas del comic. Ni el físico de Isaac (mide 1.75 metros) ni el maquillaje ayudan a crear un ser que realmente parezca una amenaza. Lo mismo viene ocurriendo con bestia, quien desde que el actor Nicholas Hoult asumió el papel la verdad es que parece un peluche, muy diferente a la versión mayor de Kelsey Grammer, la cual sí parecía bastante amenazadora. Quizá en esto el director Brian Singer debió ser más innovador y recurrir al CGI para crear las versiones fílmicas de estos personajes. Sé muy bien que el CGI genera cierta tirria en muchos, pero esta tecnología bien utilizada puede tener muy buenos resultados y aprovechar el talento interpretativo de los actores. Ahí tienen el Smaugh de “El Hobbit”, Golum en “El Señor de los Anillos” o, más cercano, el Hulk de los Vengadores.


Sumando y restando ¿Es “X-Men: Apocalipsis” tan mala como para que rotten tomatoes le esté dando un calificación de 48%? Rotundamente NO. Tiene varios errores, que son los que la saga ha presentado una y otra vez, pero no es nada grave, y de hecho está dentro de la media de una película del género. Ver las críticas destempladas sencillamente hace pensar que hay algo más detrás de ello. No soy adeptos a las teorías conspirativas, pero la verdad es que no deja de ser sospechoso lo que está ocurriendo, donde las películas que no pertenecen a Disney (no quiero decir Marvel, porque los X-Men son parte de la Casa de las Ideas) son muy maltratadas, como ya lo vimos con “Batman v Superman”. Recordemos que un traspié de crítica en la segunda película de “The Amazing Spiderman” (el cual estaba justificado, pues la película era horrible) llevó a Sony a negociar con Disney para que el Trepamuros se integrara al Universo Cinematográfico Marvel ¿Puede una mala crítica hacer que Fox considere negociar sus derechos sobre los mutantes? Esta conjetura comienza a tomar cierto sentido en mi cabeza.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario