sábado, septiembre 03, 2016

Rol: Dungeons & Dragons: El Principio de Todo



 

He hablado de varios juegos de rol en este blog, pero hasta ahora no he tocado quizá al más famoso e importante de todos. Me refiero al que creó esta afición de sentarse con amigos alrededor de una mesa usando papel, lápiz, dados e imaginación para vivir una aventura en tierras fantásticas llenas de terribles peligros. Hablemos hoy del venerable “Dungeons & Dragons”.

Volvamos en el tiempo a principiosde los 70’s, la inhóspita época en que los juegos de rol no existían y tenías que contentarte con jugar ludo o Monopolio. Por ese entonces, un nerd aficionado a los juegos de estrategia militar con miniatura conoce un juego de mesa australiano llamado “Dungeon”, encontrando luego otro juego del mismo tipo, pero estadounidense, llamado “Dragons”. Este nerd se llamaba Gary Gygax, quien junto a su amigo Dave Arneson crearon las reglas para lo que sería el primer juego de rol moderno, al cual bautizaron “Dungeons & Dragons”. Fue en ese el punto cero, el momento que todo comenzó.

Gary Gygax en los 70's

Para la creación de este nuevo tipo de juego, Gygax y Arneson tomaron cómo modelo los juegos de estrategia con miniaturas, los cuales emulan batallas usando dados para decidir el éxito de una acción. No obstante, acá la cosa se traslada de las unidades de un ejército a un personaje en particular, el cual debe ser creado e interpretado por el jugador, mientras que hay un director de juego, llamado en D&D como el Dungeons Máster, quien es el que crea la aventura en que participarán los personajes de los jugadores, interpretará a todos los personajes no jugadores (incluidos los antagonistas) y aplicará las reglas decidiendo el éxito o fracaso de los jugadores. El mundo en que se desarrollan las historias de D&D es uno de espada y magia, inspirado en obras de fantasía como “El señor de los Anillos”, “Conan el Bárbaro” o las novelas de Lord Dunsany, por lo que para la creación de personaje podemos basarnos en arquetipos característicos de la literatura fantástica, añadiendo y cambiando algunos rasgos para crear un héroe único.


Y fue con esto que muchas jóvenes, y otros no tanto, hicieron realidad sus sueños de aventura, aunque en el proceso muchos reprobaron varios exámenes en la escuela y universidades, perdiendo cualquier contacto con el mundo real. En fin, la primera edición de D&D apareció en 1974, editada por la empresa fundada por Gygax y Don Kaye llamada Tactical Study Rules (TSR). No obstante, en 1977 el juego se separó en dos líneas independientes, siendo la primera la que mantuvo el nombre de “Dungeons & Dragons”  y constaba de una caja o set en que venía todo lo necesario para jugar con personajes hasta llegar a cierto nivel. Luego comprabas el set que seguía, donde venía todo lo necesario para los niveles siguiente y así sucesivamente hasta contar con 5 sets, apareciendo el último a la venta por primera vez en 1985.


La otra versión del juego que apareció en 1977 fue “Advanced Dungeons & Dragons”, el cual prescindía de material extra para el juego, basándose en sólo tres manuales básicos: el del jugador, el del narrador y un compendio de monstruos con una colección bastante completa de la fauna monstruosa necesaria para hacerle la vida imposible a los jugadores. Esta última modalidad sería la que se impondría a la larga en los juegos de D&D,


AD&D duró más de 10 años, hasta que en 1989 aparece su segunda edición, la cual introduce cambios, como la separación de los conceptos de razas y clase, lo cual permitió que los jugadores pudieran personalizar aún más a sus héroes. Esta edición de AD&D también estaría vigente por más de 10 años, creándose una notable cantidad de escenarios para las campañas, que se trataban de ambientaciones que describían mundos fantásticos donde se le daba énfasis al algún aspecto especial, siendo algunas más oscuras, otras con elementos de tierras exóticas o con cierto aire post apocalíptico.


Los sets de “Dungeons & Dragons” y “Advenced Dungeons & Dragons” existieron en paralelo hasta que en 2000 una nueva editorial se hace con los derechos del juego y lo unifica todo. Wizards of the Coast publicó la tercera edición de AD&D, pero la llamó sencillamente “Dungeons & Dragons 3a edición”, terminando con la existencia de los dos juegos. Pero el nombre no fue lo más importante de esto, sino el hecho de que se cambió el sistema ideado por Gygax por el famoso d20, donde el principal dado para todas las tiradas es uno de 20 caras. Lo anterior se debía a ciertas críticas al sistema original de D&D, llamado THACO (To Hits Armor Class Cero), las cuales lo acusaban de ser demasiado simple y tener varias incongruencias que lo hacían poco realista. Por otro lado, Wirard of the Coast estableció el sistema d20 como Open Gaming License, lo que ha permitido a muchos adoptar este sistema para sus juegos independientes o para versiones de juegos antiguos y nuevos adaptados a d20.


Y D&D es uno de los juegos que mejor ha sabido envejecer en cuanto al rol, teniendo dos ediciones más, la cuarta de 2008 y la quinta de 2014, ambas con sistema d20 y revisando las reglas de las anteriores en cuanto a magia y a las clases de personaje, también agregando nuevas razas para que el jugador tenga una gama más amplia de donde elegir.
Pero la influencia de D&D no se quedó solamente en el ámbito de los juegos de rol, sino que se extendió a otros medios. En los 80’s se estrenó una serie de dibujos animados inspirada en el juego y producida por Marvel Comic y TSR. La trama de la serie consistía en seguir las aventuras de un grupo de adolescentes que en un parque de diversiones se montan en un juego mecánico llamado Dungeons & Dragons, el cual les traslada a un mundo de fantasía donde un mago anciano de baja estatura llamado el Amo de los Calabozos les da armas mágicas, representando cada uno a una de las clases de personajes del juego. La serie fue muy exitosa y tuvo 3 temporadas repartidas entre 1983 y 1986. 


También, por desgracia, el juego fue adaptado en una película de 2000 homónima, la cual debe de ser una de las peores producciones de fantasía hechas en los últimos 20 años, quizá sólo sobrepasada en su bajeza por “Dragon Ball: Evolution”. En un reino donde los magos gobiernan, hay una reina adolescente que se mantiene en el poder gracias a un cetro que le permite dominar dragones; pero hay un mago malvado que quiere hacerse con el reino y buscará la forma de encontrar un poder semejante al de la reina. Es en este conflicto se ven inmerso un par de ladrones con vocación de héroes, quienes son los protagonistas más carentes de carisma de la historia del cine de fantasía. Ni la actuación de Jeremy Irons logró mejorar esta mierda, que, según se supo luego, nunca fue tomada en serio por sus actores ni equipo de producción, quienes se dedicaron a andar de juerga y armar fiestas en el set con mucho alcohol, drogas y sexo. Además ¿Qué se puede esperar de un film donde aparezca Marlon Wayans? Existe una segunda parte de la película hecha para televisión que sólo es más de lo mismo.


En cuanto a lo que podemos decir del juego en sí, el sistema que usa en la actualidad es muy estructurado y realista, siendo especialmente específico en cuanto a lo que un personaje puede o no hacer. Además, su sistema de pelea y magia están muy trabajados. El primero provee emoción a las acciones violentas y el segundo consta de una colección muy completa de hechizos a disposición de las clases de personaje capaces de usar poderes místicos.


Otra cosa importante de notar es que D&D es un juego que casi carece de meta trama, entregando a los directores de juego la libertad de crear sus propios reinos de fantasía con las herramientas que se entregan en los manuales y suplementos. No obstante, cómo ya se ha dicho, existen varios escenarios de campaña que son muy buenas para ambientar las partidas. Entre las más conocidas podemos nombrar “Al-Qadim”, “Sol Oscuro”, “Dragonlance”, “Eberron”, “Ravenloft” y “Reinos Olvidados”.




Por último, otro aspecto remarcable es su sistema de progresión de personaje y sus razas. El primero permite que el jugador vaya adquiriendo cada vez mayores habilidades o poderes según la clase de personaje que desempeñe, pudiendo en algunos caso combinar distintas clases. Con respecto a las razas, todas están muy bien representadas en cuento a sus ventajas y desventajas, siendo congruentes con la ambientación fantástica del juego.


Ahora, hay un problema en D&D, pero esto no tiene que ver con el juego en sí, sino con los jugadores y masters. Se trata del vicio de muchos de reducir D&D a un simple juego de mazmorras, donde empiezas la aventura en una taberna, sales en busca de un tesoro, te metes a una cueva, matas a todos los bichos en el interior, esquivas las trampas, resuelves un par de puzles y te quedas con un botín de mucho oro y algunos artefactos mágicos, repitiendo esto una y otra vez hasta el hartazgo. Hay juegos de mesa que están concebidos de esta manera, y está bien, pero D&D es un juego interpretativo, donde puedes hacer historias que van desde lo sencillo a lo épico. Repetir una y otra vez el mismo modelo de partida es transformar el juego en la cosa más aburrida de la tierra.


D&D no sólo es un elemento fundamental de la cultura geek, sino un ícono cultural generalizado. Se lo menciona en series de televisión como “Los Simpsons”, “Futurama”, “Buffy La Cazavampiros”, “The Big Bang Theory” y, más actualmente, “Strenger Things”. Tiene juegos de videos derivados de él, juegos de cartas y miniaturas, además de ser la inspiración para varios MMORPG, en especial todo lo que tiene que ver con el universo de Warcraft. Incluso en su momento fue blanco de los ataques de fundamentalistas cristianos, quienes publicaron  un cómic llamado "Dark Dungeons", el cual estuvo a cargo del caricaturista y fanático cristiano Jack T. Chick  y en que se habla de que el juego supuestamente promovería la práctica del satanismo y la brujería.; en 2014 se hizo un corto de este comic que recibió muy buenas criticas cómo sátira... aunque nunca pretendió ser eso.


La visión de Gary Gygax, quien por desgracia ya no está con nosotros, se transformó en el punto de partida de algo infinitamente más grande, pues “Dungeons & Dragons” es a los juegos de rol, y a la entretención moderna en general, lo que “Frankenstein” es a la ciencia ficción o “Drácula” al terror gótico. Por esto, si estás metido en este mundo de dados y aventuras fantásticas, al menos alguna vez en tu vida deberías probar el juego que lo empezó todo.

Como siempre, si quieres saber más de "Dungeons & Dragons", pincha el link de abajo.

Dungeons & Dragons

No hay comentarios.:

Publicar un comentario