martes, octubre 11, 2016

Temporada de Payasos: La Plaga que nos Acecha.



 

Si nos detenemos a pensarlo por un momento, esto de estar hablando de payasos que acosan a la gente alrededor del mundo suena a demasiado surrealista. Lo que empezó como extrañas noticias de avistamientos de payasos en los bosques que rodean los pueblos de Estados Unidos se ha transformado en un fenómeno que se está extendiendo rápidamente por todo el planeta.

Ahora, veamos un poco de dónde proviene todo esto de los payasos terroríficos. El hecho de que los payasos dan miedo es algo que se ha estudiado desde hace mucho, existiendo un nombre para esta fobia: coulrofobia, que si bien etimológicamente no se refiere a los payasos (puede traducirse del griego como “fobia a la gente que usa zancos”), es la traducción al castellano de la palabra inglesa bozophobia, que viene del nombre de Bozo, un famoso payaso que hizo carrera durante los 50’s y 60’s, siendo el modelo para muchas de sus contrapartidas tenebrosas, con su cara blanqueada, pelo rojo, nariz del mismo color y una enorme y exagerada sonrisa. Ahora, más allá del nombre, la fobia a los payasos supuestamente se debe a traumas infantiles, en especial al miedo que nos causan los extraños, en especial estos personajes que esconden su verdadera cara bajo maquillaje, ropa colorida y voces y risas chillonas. Esto fue captado por los escritores de terror, quienes de inmediato echaron mano a este miedo para sus obras. Quizá el primero y el más famoso sea Stephen King con su novela del “It” de 1986, pero no es el único, existiendo una vasta variedad de payasos terroríficos que puedes conocer pinchando aquí.

Bozo el Payaso
Pero ¿Qué pasa si estos personajes salen del ámbito de la fantasía y comienzan a aparecer en el mundo real? Pues la respuesta a esta pregunta es lo que estamos viviendo en la actualidad, una psicosis colectiva alimentada por el afán de unos bromistas que no alcanzan a entender el alcense de lo que están haciendo.
Todo comenzó a finales de agosto, cuando terminaba el verano en el hemisferio norte, en los estados norteamericanos de Carolina del Norte y Florida se recibieron denuncias de personas vestidas de payaso que entraban a los jardines de las casa y hacían gestos siniestros a las cámaras de vigilancia. Luego los niños comenzaron a decirles a sus padres que habían tenido encuentros con extraños payasos en los bosques circundantes a las ciudades donde viven y que estos sujetos les habrían ofrecido dinero y dulces para que los acompañaran al interior del bosque, lo cual de inmediato prendió la alarmas. Obviamente, lo primero que vino a la mente de la gente es que se trataba de una broma de mal gusto, aunque los alarmistas de inmediato hablaron de una red de pederastas que intentaba atraer a chicos a sus garras. Ahora, es cierto que en los últimos meses se han registrado desapariciones de menores de edad, pero son las normales que por desgracia siempre están ocurriendo, las cuales no suelen llamar la atención hasta que un hecho extraordinario las trae a la palestra pública.


No obstante, de un tiempo a esta parte el fenómeno de los payasos ha aumentado en peligrosidad y extensión. De los dos estados de un principio hoy hay reportes de apariciones en 40 estados, a los que debemos sumar Canadá, Australia, Gran Bretaña, Francia, México, Uruguay y Chile. Por otro lado, los payasos ahora aparecen en la calle y persiguen a los transeúntes, algunas veces mostrando armas como cuchillos, machetes, sierras eléctricas y pistolas; o se esconden en caminos rurales saliendo al encuentro de los automóviles y amenazándolos. Obviamente, esto tiene a las autoridades preocupadas, pues da lo mismo que sea sólo un amago de ataque para asustar a quienes pasan a manera de broma, el asunto es que hay un montón de sujetos por ahí atacando personas y eso interfiere con la paz pública.


Ahora, hay diferentes explicaciones para esto, habiendo algunas especialmente alocadas, como aquella que dice que estos avistamientos responderían a los preparativos para una gran noche de purga que se realizaría durante la fiesta de Halloween el 31 octubre. Por si no estás familiarizado con el concepto de la purga, acá se le da la connotación que ciertas películas de fantasía distópica han establecido, donde se permite que los ciudadanos de una sociedad saquen toda su violencia afuera en una noche en que todos los delitos están permitidos, incluido el asesinato. Obviamente, es bastante improbable que se desate una matanza a manos de payasos asesinos en la Noche de brujas… aunque también era improbable que un payaso fuera candidato a presidente en Estados Unidos.


También se pensó en su momento que se trataba de una campaña viral, como ya pasó con el famoso Charlie Charlie, ese juego que muchos hicieron y lo publicaron en las redes sociales, donde supuestamente invocaban a un espíritu que respondía sus preguntas moviendo unos lápices que se encontraban sobre una hoja de papel, lo que sólo era una campaña publicitaria para una película de terror. Por ello, muchos pesaron que esto tendría algo que ver con la nueva versión de “It” que se está filmando, cosa que me parece improbable, pues a estas alturas la película no querría ser asociada con estos payasos que plagan las calles de Estados Unidos, siendo una muy mala publicidad. No obstante, siempre existe la posibilidad que alguien lo haya ideado así y que esto se le escapó de las manos.


Al final, siempre la Navaja de Ockham nos puede servir de ayuda, siendo la respuesta correcta la más sencilla. Todo indica que esta es una broma que se fue haciendo popular debido a los videos subidos a las redes sociales y que muchos están emulando alrededor del mundo, en especial adolescentes, que son principalmente quienes han sido atrapados por la policía cuando han actuado en contra de estos payasos. Por esto, es presumible que esta moda vaya en aumento hasta que llegue a su punto crítico en Halloween.


Pero que sea sólo una broma de adolescentes no la hace innocua. Aunque estos ataques sean simulaciones que buscan causar miedo a los transeúntes desprevenidos, pueden recibir una respuesta inesperada y trágica. Recordemos que el miedo es una respuesta instintiva a lo desconocido y posiblemente peligroso, lo cual genera diferentes respuestas en nuestro cuerpo que no responden a ningún tipo de razonamiento, por lo que las acciones que puede emprender una persona asustada son completamente imprevisibles. Por lo general lo que se hace es salir corriendo y alejarse rápidamente de la fuente de peligro; pero hay quienes no, reaccionando violentamente. Por esto último, me extraña que un país como Estados Unidos, donde hay tanta libertad para el porte y tenencia de armas de fuego, aún no se haya registrado algún evento en que una persona asustada respondió a balazos al ataque de uno de estos payasos. Hay algunos videos en youtube que muestran reacciones violentas, incluso uno en que alguien le dispara a uno de estos payasos a quemarropa, o un payaso asesino que persigue a unos sujetos en el bosque con un hacha, matando a varios, pero no hay confirmación de que sean reales.


Otro efecto nocivo es el que se ha dado en países como Francia y México, donde comenzaron a aparecer casos en que grupos de sujetos disfrazados de payasos han asaltado y golpeado a gente, lo que sencillamente sería una nueva forma de enmascarar a la delincuencia. Por ello, a las personas les importa un carajo la diferencia entre el chico que sólo quiere gastar una broma pesada y los que buscan cometer delitos, pues en varios lugares se están formando grupos ciudadanos que están saliendo a cazar a cualquier payaso que encuentren para darles un buen escarmiento. El problema es que las turbas enojadas suelen ser incontrolables y estos castigos pueden pasarse de la raya.


Soy una persona aficionada al terror, sintiendo especial fascinación por la extraña transformación que ha tenido el payaso en nuestra cultura, quien pasó de ser un personaje que evocaba alegría en los más pequeños a transformarse en un monstruo terrorífico. No obstante, también entiendo que la ficción debe quedarse donde pertenece, y estas ola de avistamientos y supuestos intentos de ataque pueden tener consecuencias graves. Por eso, si eres un chico que gusta como yo de esto y estás pensando que sería divertido salir de noche con un disfraz de payaso aterrador y unos globos, te aconsejo que reflexiones un poco. Puede que hagas que una persona pase un susto de muerte, lo que ya te hace ser un verdadero cretino; pero también puede pasar que el tiro te salga por la culata y que debas lidiar con consecuencias realmente graves.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario